18 jul. 2014

´Eli



Nos ama con la fuerza de Dios, más no nos obliga a amarle.

Nos deja libres para que le elijamos voluntariamente, porque el que ama desea ser correspondido en libertad.

Occidente le ha dado la espalda a Jesucristo y se ha puesto en manos del maligno.

Y este querrá conducirnos a todos hacia la destrucción más completa,


pero si mantenemos la fe en Jesucristo y procuramos orar cada dia y vivimos la Misa santamente, como lo que es: actualización de la muerte y resurrección del Señor, que todo lo puede, le ayudaremos en la salvación de muchos.

Ofreciendo nuestros sufrimientos al Corazón de Cristo por la conversión de los pecadores, en unión de todos nuestros hermanos que formamos la Iglesia amada de Dios, conseguiremos colaborar en la salvación eterna de muchos que ahora andan errantes.

El ha vencido al mundo. No lo olvidemos nunca.

¡Tened fe en Dios! ¡Tened fe en Jesucristo!





2 comentarios:

pensamiento dijo...

Para caminar empujado por la sed y la nostalgia, el orante vive en una actitud de vida que se caracteriza por la esperanza, la atención, la soledad, la súplica, la pobreza y la sencillez. La simplicidad de vida y, sobre todo, el silencio. El orante descubre que orar no es aprender a hablar, sino descubrir la comunión con Dios desde el silencio. Gracias.

Felicitas dijo...

Descubrir la comunión con Dios desde el silencio. Allí estoy. Gracias, Pensamiento.