19 may. 2014

Una nueva semana de Gracia y Misericordia para todos





Comenzamos una nueva semana en la que votaremos a nuestros representantes en Europa.

¿Nuestros representantes?

¡Si no tenemos!

¿Qué grupo político establecido nos representa adecuadamente a los católicos practicantes?

Es la pregunta del millón y por el momento, no hallo respuesta satisfactoria.

Después de este vuelo escueto por la ingrata realidad de nuestra querida España, centrémonos en la Palabra de Dios que la Iglesia nos propone hoy:


Lectura del santo evangelio según san Juan 14, 21-26

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos:
- «El que acepta mis mandamientos y los guarda, ése me ama; al que me ama lo amará mi Padre, y yo también lo amaré y me revelaré a él.»
Le dijo judas, no el Iscariote:
- «Señor, ¿qué ha sucedido para que te reveles a nosotros y no al mundo?»
Respondió Jesús y le dijo:
- «El que me ama guardará mi palabra, y mi Padre lo amará, y vendremos a él y haremos morada en él.
El que no me ama no guardará mis palabras. Y la palabra que estáis oyendo no es mía, sino del Padre que me envió.
Os he hablado de esto ahora que estoy a vuestro lado, pero el Defensor, el Espíritu Santo, que enviará el Padre en mi nombre, será quien os lo enseñe todo y os vaya recordando todo lo que os he dicho.»



Dice el Señor que la persona que acepte y guarde sus Mandamientos es la que le ama.
Dios le amará y Jesucristo se revelará a Él. 
Pues entonces, si queréis que el Señor se os revele, ya sabéis lo que habéis de hacer:

ACEPTAR Y GUARDAR SUS MANDAMIENTOS.

¡Qué bueno!




4 comentarios:

Fernanda dijo...

Ojalá España fuera como Dinamarca. Allí el pluralismo político sí es una realidad de verdad, y no como aquí. Allí son civilizados.

Besitosos!!

Felicitas dijo...

Vaya, pues habrá que civilizar España, ¿no?
Besitososos!!

xtobefree dijo...

Buenos días Felicitas,
me he divertido con la entrada, es cierto, no tenemos políticos que enviar, así que intenté dar un super eurosueldo a una víctima del terrorismos, pero amaneció España poderosa para lo malo con ganas de hacer rico al mezquitas. Un abrazo.

Felicitas dijo...

España sigue viva en el corazón de sus buenas gentes, que haberlas, haylas, aunque, ciertamente, la casta política esté corrupta, muy corrupta.
¿ Qué remedio hallaremos ?
yo procuraré mantenerme bajo el manto inmaculado de Nuestra Señora que allí hay verdadera Paz.
Un abrazo.