25 may. 2014

El Papa Francisco, en Jordania

"La paz es un don que hemos de buscar con paciencia y construir ‘artesanalmente’ mediante pequeños y grandes gestos en nuestra vida cotidiana".

Y hablando de la acción del Espíritu Santo en nosotros, dice:

" A Él le pedimos que prepare nuestros corazones al encuentro con los hermanos más allá de las diferencias de ideas, lengua, cultura, religión; que unja todo nuestro ser con el aceite de la misericordia que cura las heridas de los errores, de las incomprensiones, de las controversias; que nos envíe, con humildad y mansedumbre, a los caminos, arriesgados pero fecundos, de la búsqueda de la paz. Amén".

Más claro, el agua.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Amén


Azmara

Felicitas dijo...

Amén, Azmara.
Un abrazo.