9 mar. 2014

No hay proporción entre el delito y el Don


Recordemos las dos mentiras que satanás le dijo a Eva, en el Génesis:

1ª)  Bien sabe Dios que no moriréis.

2ª)  Seréis como Dios, conocedores del bien y del mal.


1ª) Obedecer a satanás provocó la entrada de la muerte para todo ser humano. 
La mentira es evidente.

2ª) Observemos a nuestros contemporáneos: Viven sin distinguir el bien del mal, siguiendo sus instintos básicos, sus pasiones, sin discernirlas, sin darse cuenta que cuando actúan ciegos de pasión, obedecen a satanás que los lleva hacia el declive creciente, para luego plantarlos en la más grande desesperación. No sea que, antes de morir, se acuerden del Dios Amor y quieran pedirle perdón... ¿ Es esto ser conocedores del bien y del mal? O es más bien vivir de forma que muchos ni se plantean qué está bien y qué está mal. Siguen ciegamente la pasión carnal, la ambición de poder y el afán de dinero. ¡Este es el "premio" que el maligno nos tenía preparado!

Pero el gran San Pablo nos conforta, como sigue:

" Sin embargo, no hay proporción entre el delito y el DON: 
si por la transgresión de uno murieron todos, 
mucho más, la gracia otorgada por Dios, 
el DON DE LA GRACIA que correspondía a un solo hombre, Jesucristo, SOBRÓ para la multitud."

¡¡Sí, sobró!! ¡Porque nuestro Dios todo lo hace a lo grande! En su Creación y en su Salvación derrocha bienes, bendiciones y gracias como un inmenso manantial que se abre desde el Cielo y cae generosamente sobre la tierra de los pecadores, para salvarlos. ¡Abundantemente!! ¡Tened fe en ello!!

y prosigue, San Pablo:

" Por el delito de un solo hombre comenzó el reinado de la muerte, por culpa de uno solo. Cuanto más ahora, por un solo hombre, Jesucristo, vivirán y reinarán todos los que han recibido un DERROCHE DE GRACIA y el don de la justificación."


O felix culpa quae talem et tantum meruit habere 

redemptorem!

¡Oh feliz culpa que mereció tan grande Redentor!



3 comentarios:

Cristina A dijo...

Que profunda y hermosa verdad ....es un gozo saber de lo que Jesús nos regala con su misericordia y gran amor que tiene por todos....hasta último momento de su vida perdonando...así fué el que dijo al lado de la cruz ...Señor acuérdate de mi cuando estés en tu Reino....no hay demora ...estarás conmigo...
Un hermoso Post Felicitas
Un fuerte abrazo
Cristina

gosspi dijo...

Cuando me he reconocido pecadora en lo más profundo de mi corazón..solo me he visto amada por Dios..por nadie más...solo por Dios...y me he sentido salvada y redimida...Toda una Gracia para saber guardarla y con las armas de la Luz saber combatirla...esa es la vida que tengo.....Combatir para que esta Gracia no se disipe.....

Felicitas dijo...

Querida Cristina, tenemos un Redentor tan, tan increiblemente bueno y santo y amoroso, que no podríamos soñar a nadie mejor que Él.
Un abrazo, linda.

Querida Gosspi, cuando alguien vive lo que tú describes, resultará muy difícil que lo olvide de por vida. Aunque ya sabemos que somos ingratos y caemos repetidamente sobre la misma piedra. Sin embargo hay vivencias que te marcan para siempre. Esa es una de ellas, creo yo.
Un abrazo fuerte.