8 feb. 2014

Gran Creador y Salvador



La bella rosa es tan hermosa, 
porque no sabe que lo es,
si lo supiera se manchara,
con vano amor al palmarés.



Y la abundancia por doquier,
es fiel reflejo de tu Mano dadivosa,
¡Qué alegría verte así!
Sumamente rico y generoso,
de una inmensa fortuna de eterno Amor!



Ay, mi Señor, ¿qué será verte cara a cara?
Si ahora mismo tus obras todas
te revelan tan hermoso y sin tara,
¿soportaré tanta Bondad y Supremacía?
¿O caeré anonadada en un gran sueño
y extasiada, me entregaré a Tu Primacía?



Con tu Gracia, eso haré, mi Gran Amor.



3 comentarios:

silencio dijo...

La belleza del rostro es frágil, es una flor pasajera, pero la belleza del alma es firme y segura. Gracias, amiga, un fuerte abrazo.

Fernanda dijo...

Clap clap clap...
De momento, antes de mirarle cara a cara, podemos contemplarle en todo lo que existe pues su omnipresencia nos hace adivinarlo en todo cuanto es...
besitos!!

Felicitas dijo...

Esa belleza del alma no es más que una brizna ínfima de la Belleza increada, a la que adoraremos por siempre.
Gracias, Silencio.
Un abrazo, linda.

Sí, Fernandita, pero no sólo adivinarle sino entender y recibir sus manifestaciones en todo cuanto nos ocurre, cada dia. Nos habla a través de cualquier pajarillo, cualquier persona, acontecimiento...

Besitososos!!