28 ene. 2014

Cumplir la Voluntad de Dios



En aquel tiempo, llegan la madre y los hermanos de Jesús, y quedándose fuera, le envían a llamar. 

Estaba mucha gente sentada a su alrededor. 

Le dicen: «¡Oye!, tu madre, tus hermanos y tus hermanas están fuera y te buscan». 

Él les responde: «¿Quién es mi madre y mis hermanos?». 

Y mirando en torno a los que estaban sentados en corro, a su alrededor, dice: «Éstos son mi madre y mis hermanos. 

Quien cumpla la voluntad de Dios, ése es mi hermano, mi hermana y mi madre».

(Mc 3,31-35)


Los humanos solemos anteponer a la familia por delante de los amigos y conocidos y a todos nos parece normal que sea así.

Para el Señor, sin embargo, no es así. Su único apego, por decirlo así, es el amor a su Padre y el cumplir con su santa y divina Voluntad.

Aquellos que le escuchaban, en ese preciso momento, estaban haciendo la Voluntad del Padre, que quiere que todos conozcan y crean en su Hijo amado, el cual, enseñándoles, también cumplía con la Voluntad divina.
Eso era lo importante, en ese preciso momento, y cualquier otra cosa, debía quedar en segundo plano.

Por eso, dice Jesús que su madre y sus hermanos son aquellos que le escuchan, ya que haciéndolo, es como el Padre se complace en ellos y los considera hijos en el Hijo, que los enseña, en su Nombre.

Porque para Nuestro Señor, el motor más poderoso de su vida, es el cumplimiento de toda Voluntad del Padre. ¿Y por qué?

Porque eso es lo perfecto, lo bueno, lo conveniente y si Dios es perfecto, nosotros debemos aspirar a serlo, complaciendo en todo la sabia, preclara y siempre acertada Voluntad de Aquel que nos ha creado, salvado y amado desde siempre.

27 ene. 2014

El pecado que no tiene perdón divino


"El que blasfeme contra el Espíritu Santo no tendrá perdón nunca, antes bien será reo de pecado eterno" (Mc 3,29; Cf. Mt 12:32; Lc 12:10). 

¿Por qué la blasfemia contra el Espíritu Santo es imperdonable?

Porque se trata del rechazo radical a la gracia que Dios ofrece para la conversión. Según Santo Tomás de Aquino es un pecado “irremisible por su misma naturaleza porque excluye los elementos gracias a los cuales se concede la remisión de los pecados”.

La blasfemia contra el Espíritu Santo es presumir y reivindicar el “derecho” de perseverar en el mal. Es un rechazo a al perdón y a la redención que Cristo ofrece. La blasfemia contra el Espíritu Santo es la obstinación contra Dios llevada hasta el final. Es negarse deliberadamente a recibir la misericordia divina.

Nos dice el Catecismo de la Iglesia Católica en el # 1864: 

No hay límites a la misericordia de Dios, pero quien se niega deliberadamente a acoger la misericordia de Dios, mediante el arrepentimiento, rechaza el perdón de sus pecados y la salvación ofrecida por el Espíritu Santo (Cf. DV 46). Semejante endurecimiento puede conducir a la condenación final y a la perdición eterna. 

El pecado contra el Espíritu Santo consiste, pues, en la negación de parte de la persona, a aceptar la salvación y el perdón dados por Dios.  Cuando el corazón de una persona se obstina de tal manera que no acepta que necesita arrepentirse de sus pecados y se resiste a esta gracia, comete el pecado contra el Espíritu Santo el cual puede llevarlo al infierno. ¿Por qué? No porque la Iglesia y el Señor no puedan perdonarle, todo lo contrario, sino mas bien porque la persona misma, voluntariamente ha rechazado este perdón y salvación dadas por Dios.  

Juan Pablo II en su Encíclica sobre el Espíritu Santo, Dominum et vivificantem 46-48, explica este pecado contra el Espíritu

"Esta blasfemia no consiste en el hecho de ofender con palabras al Espíritu Santo; consiste, más bien, en el rechazo de aceptar la salvación que Dios ofrece al hombre por medio del Espíritu Santo."  

Mas adelante dice: "...consiste en el rechazo radical de aceptar esa remisión, de la que el mismo Espíritu Santo es el íntimo dispensador, y que presupone la verdadera conversión obrada por El en la conciencia" Si Jesús declara imperdonable este pecado es "porque esta no-remisión está unida, como a su causa, a la no-penitencia, es decir, al rechazo radical a convertirse." 

Como nos lo explica el Papa, el pecado contra el Espíritu Santo consiste en la resistencia y el rechazo a la conversión. Es el Espíritu Santo el que nos convence del pecado ( Jn 16:8-9). Rechazar en nuestro corazón esta realidad y obstinarnos en el mal nos lleva a este pecado. Esta era la actitud de los fariseos, que se cerraron a la aceptación del plan divino para reconciliarse con los hombres.

(www.corazones.org)

26 ene. 2014

24 ene. 2014

Amigo


¿Dices que la tristeza te atenaza?


¡Si todo el valle con su belleza te abraza!


¡Y tantas flores que hallas en tu camino!



Sube la cuesta hacia tu destino


Aunque el peso ya te lacera


esa esperanza : tu cierta vereda


que la lavanda perfume tu espera


y cae esa lágrima pura y sincera


que emociona a Aquel que te conserva


Buena tierra eres y amada reserva

23 ene. 2014

Pensamiento





Chisporreos de lluvia y
aullidos de viento,
en la noche despierta,
mi soledad yo siento.

Un tiempo yo tuve
de bella esperanza,
entre cantos y arrullos
palabras y danzas.

Y ahora, al presente,
la invariable costumbre,
los ritmos diarios,
el rezar y la herrumbre.

Y aún con todo el mal gusto,
una ventana queda abierta,
y la miro y la remiro,
y me anima en la reyerta.

Que el tiempo es solo eso:
Un ya que fue y marchó,
y es por eso que me acerco
cada vez a mi Señor,
y le sé sempieterno,
y le sé atemporal,
¡y  también que vivo adentro,
de su amor tan divinal!

22 ene. 2014

¡Corazón de Jesús, en ti confío!





¿Qué es tener fe?


Confiar, confiar, confiar plenamente en el amor de Aquel que todo lo hizo, para bien de todos, porque es Bueno - ¡el único bueno de verdad! - , porque nos ama infinitamente y nos rescató de la muerte eterna, por medio de su cruz y su resurrección a una vida eterna, indolora, feliz, plena.

Corazón de Jesús confío en Ti. Para todo confío en Ti. Para todos mis problemas y dificultades eres Tú la única solución, Tú el que mueve todos los hilos, para que las cosas se enderecen, para que las personas te hallen y hallen así su bien y su gozo y puedan comunicarlo a todas las personas de su vida.

Tengamos mucha fe en el Señor y veremos sus milagros en nuestras vidas. ¡VIBREMOS EN POSITIVO, CONFIANDO EN EL, Y ASÍ PODRA BENDECIRNOS ABUNDAMENTE!

17 ene. 2014

La fuerza de la fe en el Señor



Viendo Jesús la fe de ellos, dice al paralítico: «Hijo, tus pecados te son perdonados». 

La fe de ellos... es tan importante la fe que le demuestran al Señor, que este se complace en ello, y les bendice nada más y nada menos que con el perdón de los pecados de toda la vida de aquel hombre paralítico al que acercaron a Jesús, con la confianza de curación...
Y luego le curó, tal y como lo esperaban de Él.

El Señor no nos defrauda nunca cuando acudimos a Él con gran confianza en su Misericordia, en su Amor infinito y todopoderoso. Porque tiene entrañas de madre y es lento a la cólera y rico en piedad. La Ternura del Señor hacia el linaje humano es su gran debilidad, por la que podemos llegarle directo al centro de su Corazón Sagrado, y una vez allí, disponernos a cumplir su santa Voluntad y a santificarle, como pedimos en el Padrenuestro. ¡Así vendrá su ¨Reino a nosotros! Desde dentro del corazón de cada persona. ¡Maranatha!

15 ene. 2014

Arbol seco

Me dices que eres como un árbol seco


que ya no tiene brotes verdes que le vistan de belleza y esperanza
que llegaste al final de tu mortal estancia,
y ya no esperas el gozo y la bonanza.

Más yo te digo, hermano anciano,
que es ahora cuando naces
¡ y a tus cenizas, alabanza!

Porque del árbol muerto,
se labra un nuevo vivir,
al servicio del hombre,
entre risas y pitanzas,
permaneces para siempre,
como ejemplo de tu raza.




13 ene. 2014

Servidor e hijo de tu Esclava

Dicen las lecturas de la Misa de hoy:

¡Mira, Señor, que soy tu servidor, 
tu servidor y el hijo de tu esclava: 
tú has roto mis cadenas!»
Te ofreceré el sacrificio de acción de gracias 
e invocaré el nombre del Señor.

Todos los que se han entregado de corazón y de obras al Señor, le sirven, y en especial aquellos que lo dejaron todo por amor a Jesucristo, son sus servidores.
Hijos de la Esclava del Señor, por excelencia, la Virgen María a la que aman como a su verdadera Madre y por medio de la cual, el Señor de señores ha roto sus cadenas, las cadenas de pecado que les tenían apartados del Amor Divino.
Ofrezcamos, unos y otros, sacrificios de acción de gracias, es decir, celebremos la Santa Misa con amor y emoción, e invoquemos el nombre del Señor que es Salud para nuestras almas y nuestros cuerpos también.
Sabemos a Quién acudimos, permanezcamos, por lo tanto, con Él.
Amén.


12 ene. 2014

Bautismo del Señor




¡La Vida, Jesucristo, nos libera por medio del agua, 
que en su Bautismo queda santificada 
para el bautismo, ¡Liberación! de todos!

ESTE ES MI HIJO MUY AMADO.
¡ESCUCHADLE!

10 ene. 2014

Tu Huella




Mar de tierra,
cuyas olas serenas
invitan al hombre que avanza.

Colores suaves
que agradan la vista
dorados y tenues,
que nos devuelven la esperanza.

Cesped verde que cubres
la desnudez de la tierra
mientras paciente espera
aquella dulce labranza.

Belleza que imprimes
por donde pasas tu sello,
dejando al hombre anhelante,
contemplando tus destellos.

Mar de tierra,
que grabas en mi barro,
aquel origen milenario
inscrito en la memoria
del "¡Hágase!" primario.



8 ene. 2014

A la Virgen María





Hermosa doncella,
Delicia de Dios,
¿A dónde caminas
Con paso veloz?

¿A qué vas al templo
Del Rey Salomón,
Y tórtolas llevas
De pardo color?

Decid a esta Virgen
Con santo fervor,
Al aire soltando
La plácida voz:

Bendito el instante
Que Dios te crió:
Bendita la hora
Que el mundo te vio.

¿Por qué va cubriendo
Tu frente el rubor,
Si más pura eres
Y hermosa que el sol?

A Ti de la mancha
De Adán pecador,
A Ti sólo quiso
Librar el Señor.

Placer inefable
Al punto que vio
Tu rostro gracioso
El cielo gozó.

La ira divina
Y antiguo rigor
En paz y clemencia,
Por Ti se trocó.

Y el Dueño del orbe
Prendado de amor,
Albergue en tu seno
Dulcísimo halló,

Y al mundo le diste
Sin ay, ni dolor,
Cual brota de mayo
La cándida flor,

Y llevas al pecho
¡Divino favor!
Colgada la prenda
Que vida nos dio.

Pues no, no te obliga
La ley de rigor,
Que Tú eres la Madre
Del sumo Hacedor.

Mas ya lo comprendo,
Que vas al Señor
A dar de virtudes
Riquísimo don.

Bendita obediencia
Y humilde oración,
Y en uno enlazados
Pureza y amor.

Permite, Señora,
Que yo vaya en pos,
Siguiendo tus pasos
Al templo de Dios.

Del calendario Mariano de 1862

6 ene. 2014

Dame esa alegría




Yo llamo a tu puerta, cada día.
Como si fuera un mendigo,
que pide tu limosna...

Más, en realidad, llamo porque
tú me necesitas
para ser feliz,
para saber que te amo
y te he salvado.

¿Me abrirás hoy, al fin?

Dame esa alegría.

3 ene. 2014

Jesús bebé



te haces pequeño,
para que no te tema...
tus bracitos de niño,
me enternecen y embelesan

Y esa cabecita pelona,
se diría que eres siervo,
más tu mirada delata,
¡que tuyo es el orbe entero!

Mi pequeño mañanero,
que visitas la noche del tiempo,
y con tu inocencia iluminas
todo el monte y los senderos.

Verte así, tan inerme,
me desorienta, mi Dueño,
se diría que eres un trocito
de débil carne, 
que en manos de María,
se hará fuerte y resucitable.