9 dic. 2013

El amor divino

Sabemos que el Señor quiere que amemos a nuestro prójimo...
COMO EL NOS AMA.
Y habitualmente no reflexionamos que nuestra forma de amar tiene límites.
Son los límites de lo razonable.

¿El amor de Cristo se mantuvo acaso dentro de los límites de lo razonable?

No, desde luego.

Así que la asignatura que tenemos pendiente es: AMAR SIN LIMITES.

Amar, aunque nos suponga un perjuicio, un gran perjuicio. Aunque perdamos la vida.
¿Estoy dispuesta yo a amar así?
 Pongámonos, pues, en camino para conseguirlo, con la gracia de Dios y la asistencia de Santa María.


6 comentarios:

silencio dijo...

Dios es el AMOR, debemos orar mucho para ser más como ÉL y desde Él amar, sólo cuanto más nos acerquemos a Él, seremos más amor, gracias, amiga que Dios te bendiga.

Felicitas dijo...

Así, es, amiga.
Un abrazo.

silencio dijo...

Amiga, sólo Dios nos conduce, Él sabe lo mejor para nosotros aunque a veces no lo entendamos, sus camino no son los nuestros, pero lo importante es que tomemos conciencia que Dios nos ama con locura, y sólo Dios basta, un fuerte abrazo está en mis oraciones.

Felicitas dijo...

Gracias, Silencio, eres una verdadera hermana del alma.
Dios te bendiga.
Un abrazo

xtobefree dijo...

Buenos días Felicitas: Que Ella nos enseñe a amar así y nos sostenga cuando el ánimo cae por tierra. Un abrazo.

Felicitas dijo...

Sólo Ella y Él nos sostienen, querido Nip, en esta batalla por la Vida en la que estamos metidos, hasta la médula.
Un abrazo, amigo y hermano.