10 nov. 2013

El Amado


Dios, todopoderoso, es Amor y me ama con delicada ternura. 
Se diría que es más Él el que me necesita y no viceversa...
Hambre de Él debería yo tener, a borbotones y me veo sorprendida
con su ansia de tenerme a mí.
¿Qué encuentras, Señor, que mi compañía procuras?
¿Y tanta ansia me tienes, colmándome de tus ternuras?
Tierra soy y pecado constante,
¿cómo es posible el verte así tan amante?
Cual si yo fuera un tesoro mayor,
me buscas y seduces,
ahuyentando mi dolor.
¿Cómo podré yo pagarte en algo,
tanto amor, tanto cuidado?
¡Seas por siempre amado, adorado, bendito y alabado!


7 comentarios:

Caminar dijo...

Una preciosidad. Gracias.
Un abrazo en Cristo

Capuchino de Silos dijo...

Siempre nos envuelve con esa gracia que nos inunda el alma para que podamos amarlo con locura; sin Él no seríamos nada y no sabríamos, ni siquiera, darle un poquito de nuestro amor.

Precioso. Un beso

Felicitas dijo...

Gracias, Caminar. Otro fuerte abrazo para ti, hermana.

Con locura, ¡sí! ¿Será necesario enloquecer para empezar a corresponder?
Un beso y un abrazo, Capuchino.

xtobefree dijo...

Buenos días Felicitas. Ante semajnte ser, ¡Qué gracia más grande el ser semejante!, en ti ve a la Segunda, no queriendo sólo ver a su Hijo sino a Él a través de ti. Amado por el amante amado que acabará participando de ese flujo que es a su vez Dios E.S. ahora como primicia del Paráclito y tras Resucitar en incesante crecimiento a plenitud. Un abrazo.

Felicitas dijo...

Buenas noches, querido Nip. He tenido que leer repetidamente tu comentario, con la intención de "comprehender" al máximo el significado de tus palabras y lo que he visto es hermoso, muy hermoso.
¡Tienes un alma muy bella, hermano!
Doy gracias y gloria a Dios por todo cuanto ha hecho, hace y hará en ti.
Un abrazo.

Claro de Luna dijo...

Que hermosa gracia y gozo sentirse amada por Dios ....su alma Felicitas está plena de amor y quietud en ese silencio que comparte con el Amado...Dios la bendiga siempre ...
Un abrazo

Felicitas dijo...

¡A ti también, querida Cristina!
Un abrazo.