23 nov. 2013

Castidad




La virtud de la castidad es una virtud denostada hoy en dia, aún en los círculos cristianos, desgraciadamente. 

Es ese afán que tiene la sociedad contemporánea de adaptarse a las modas reinantes en todos los ámbitos, sin analizar a fondo su bondad o su perversión.

Yo diría que la castidad es una facultad por la que el ser humano logra subordinar, sin hacerse violencia de ninguna clase, el apetito puramente instintivo sexual, a los valores superiores que rigen la vida de esta persona. 

Por ejemplo el caso de un matrimonio, en el que, como es lógico, se han prometido fidelidad de por vida. El cónyuge que vive la virtud de la castidad, podrá cumplir, sin demasiadas dificultades con su compromiso, porque pone el amor y la donación a su cónyuge siempre y en toda situación por encima de cualquier apetencia instintiva sexual que se le ponga por delante.

Está claro que hoy en día, en la sociedad hedonista que tenemos, hay muchas tentaciones que nos incitan a dejar vía libre a las pasiones, para que nos gobiernen y se conviertan así en señoras de nuestro obrar y de nuestro pensar. Esta es la acción de satanás.

Pero sabemos, por la sagrada Escritura, que nadie será probado por encima de sus fuerzas. Sólo la persona que temerariamente se ponga ella misma en peligro de pecar contra la castidad, si cae, será por su misma falta de prudencia. Y aún siendo así, siempre podrá pedir perdón al Señor, enmendando esa su audacia y falta de prudencia.

NO ES UNA VIRTUD IMPOSIBLE.

SE PUEDE EDUCAR A LOS HIJOS EN LA VIRTUD DE LA CASTIDAD, porque de natural ellos son castos, mientras no se les corrompa expresamente. 

Hay que enseñarles, pues, a guardar esa natural castidad, como un gran tesoro, como oro en paño, para que, cuando arrecien los vientos de la pubertad, habíendolos puesto sobre aviso, sean capaces de vivirlo con ese natural gobierno de las pasiones que Dios mismo ha puesto en nosotros y llamamos castidad.

Lejos de la represión que algunos pudieran ejercer sobre los instintos, la virtud de la castidad ordena,de forma natural y sencilla, la pasión según el estado y vocación de cada persona. 

El que pueda vivir célibe, porque siente la llamada del Señor, que lo haga con la gran alegría que esa entrega conlleva.

El que desee encauzar su capacidad procreativa en el matrimonio, fundando una nueva familia, encontrará allí la recta vivencia de la sexualidad humana, tal y como el Señor lo desea para nosotros.

Ni violencias, ni represiones, sino Don, amor y capacidad de servicio y entrega a Dios y al prójimo, y todo ello con la naturalidad que le es propia al cristiano.

Como post data, diría que en estos tiempos no nos duela demasiado el vivir un cierto alejamiento de los múltiples estímulos hacia el pecado que nuestra sociedad actual nos bombardea, en especial por los medios de comunicación. Puede ser un ejercicio excelente que favorece el recto gobierno de uno mismo, de cara al Dios del amor que nos espera con sus brazos abiertos.


8 comentarios:

Claro de Luna dijo...

La castidad es un don que protege al alma y la hace madurar , actuar con libre albedrío puede llegar a causar daño , quedando con vaciedad interior ....Dios colma a todos con su amor acéptándonos como nos creó , pero nos dejó en libertad de decidir ...mostrando sus mejores caminos de luz que nos ayudan a crec4r en cuerpo y alma .
Buen post
Un abrazo

Felicitas dijo...

El libre albedrío encuentra su expresión más genuina cuando elige el Bien. En realidad sólo es libre, en la más plena acepción del término, el que elige siempre el bien. Un abrazo, amiga.

silencio dijo...

La castidad, envuelve toda la vida humana, Señor crea en mi un corazón puro esos son las casto, gracias, amiga por su compartir, muy bueno y es una gran verdad, un fuerte abrazo.

Felicitas dijo...

¡Señor, crea en mi corazón puro que te sea agradable y te sirva con sencillez!

Un abrazo, linda.

gosspi dijo...

Que importante es descubrir esto...y el dolor que produce no estar educado en ella.
El mundo ha perdido la bellaza del pudor natural y que dificil se lo estan poniendo a esta generación...me encanta tu entrada Felicitas....

Felicitas dijo...

Hice un post sobre la castidad, querida Gosspi, porque es algo de lo que no suelo oir hablar ni predicar casi nunca y cuando algo oigo, suele ser de pasada y brevemente.
Es una lástima porque es un tema muy importante en especial en nuestra sociedad que adora el sexo como a un dios, a quien hay que sacrificarle todo, niños concebidos incluso.
Me encanta que te encante, linda.
Un abrazo.

Fernanda dijo...

Pues en los tiempos que corren me daría terror ser madre de un adolescente, ya por Internet tienen acceso a todo un Universo depravado del todo y perverso.
Preciosa entrada.

Felicitas dijo...

Para eso están las conversaciones con los hijos, desde el primer dia de su vida, diría de su concepción.
Que lo aprendan todo de ti, es la mejor medicina, para que lo aprendan bien y a prueba de ulteriores manipulaciones.
Besitosososos!