29 nov. 2013

Imágenes

El hombre constructor de belleza a imagen del Creador







El hombre, capaz de sentir gozo y, por lo tanto, susceptible de ser sumergido en el Gozo de su Señor.



El agua, vehículo de la vida e imagen de la vida divina que se nos ofrece por pura Gracia de Dios.




El hombre, capaz de expresarse y comunicarse a los demás, imagen de la eterna comunicación de Amor entre el Padre y el Hijo.



Dios omnipotente, Creador del cosmos con sus inmenso espacio, que no podemos ni imaginar, también es el que da el toque delicado, casi femenino a las flores, seres vulnerablemente hermosos, a imagen Suya también.


23 nov. 2013

Castidad




La virtud de la castidad es una virtud denostada hoy en dia, aún en los círculos cristianos, desgraciadamente. 

Es ese afán que tiene la sociedad contemporánea de adaptarse a las modas reinantes en todos los ámbitos, sin analizar a fondo su bondad o su perversión.

Yo diría que la castidad es una facultad por la que el ser humano logra subordinar, sin hacerse violencia de ninguna clase, el apetito puramente instintivo sexual, a los valores superiores que rigen la vida de esta persona. 

Por ejemplo el caso de un matrimonio, en el que, como es lógico, se han prometido fidelidad de por vida. El cónyuge que vive la virtud de la castidad, podrá cumplir, sin demasiadas dificultades con su compromiso, porque pone el amor y la donación a su cónyuge siempre y en toda situación por encima de cualquier apetencia instintiva sexual que se le ponga por delante.

Está claro que hoy en día, en la sociedad hedonista que tenemos, hay muchas tentaciones que nos incitan a dejar vía libre a las pasiones, para que nos gobiernen y se conviertan así en señoras de nuestro obrar y de nuestro pensar. Esta es la acción de satanás.

Pero sabemos, por la sagrada Escritura, que nadie será probado por encima de sus fuerzas. Sólo la persona que temerariamente se ponga ella misma en peligro de pecar contra la castidad, si cae, será por su misma falta de prudencia. Y aún siendo así, siempre podrá pedir perdón al Señor, enmendando esa su audacia y falta de prudencia.

NO ES UNA VIRTUD IMPOSIBLE.

SE PUEDE EDUCAR A LOS HIJOS EN LA VIRTUD DE LA CASTIDAD, porque de natural ellos son castos, mientras no se les corrompa expresamente. 

Hay que enseñarles, pues, a guardar esa natural castidad, como un gran tesoro, como oro en paño, para que, cuando arrecien los vientos de la pubertad, habíendolos puesto sobre aviso, sean capaces de vivirlo con ese natural gobierno de las pasiones que Dios mismo ha puesto en nosotros y llamamos castidad.

Lejos de la represión que algunos pudieran ejercer sobre los instintos, la virtud de la castidad ordena,de forma natural y sencilla, la pasión según el estado y vocación de cada persona. 

El que pueda vivir célibe, porque siente la llamada del Señor, que lo haga con la gran alegría que esa entrega conlleva.

El que desee encauzar su capacidad procreativa en el matrimonio, fundando una nueva familia, encontrará allí la recta vivencia de la sexualidad humana, tal y como el Señor lo desea para nosotros.

Ni violencias, ni represiones, sino Don, amor y capacidad de servicio y entrega a Dios y al prójimo, y todo ello con la naturalidad que le es propia al cristiano.

Como post data, diría que en estos tiempos no nos duela demasiado el vivir un cierto alejamiento de los múltiples estímulos hacia el pecado que nuestra sociedad actual nos bombardea, en especial por los medios de comunicación. Puede ser un ejercicio excelente que favorece el recto gobierno de uno mismo, de cara al Dios del amor que nos espera con sus brazos abiertos.


21 nov. 2013

¡Hambre y sed del Dios vivo!




¡Recogemos con santa María el grito, la honda ansia de Dios, latente en el corazón de los hombres y mujeres de nuestra generación, con todo el amor y el dolor de que somos capaces, presentándonos todos ante el altar del Altísimo, Dios y Señor de la historia, por medio y con su amado Hijo Jesucristo, en el Amor de su santo Espíritu, en expiación de nuestros muchos pecados y los pecados del mundo entero!

¡Ten Misericordia de nosotros!   ¡Ven Señor Jesús!

17 nov. 2013

¿ Qué es ser santo?



1.   Ser santo es “vivir con los sentimientos del corazón de Cristo”.






2.   Es no renunciar a amar “hasta el extremo”.



3.   Es abrirse siempre a los planes imprevisibles de Dios.



4.   Es creer contra toda esperanza.



5.   Es encontrarse con “quien sabemos que nos ama”.



6.   Es vivir el gozo y la alegría del Amor de Dios.



7.   Es no tener miedo a subir al monte y bajar al valle.



8.   Es decir: “aquí estoy para hacer tu voluntad”.



9.   Es vivirlo todo desde un amor enamorado.



10.  Es ser de Dios, no ser de uno mismo, ser para los demás.



Monseñor Francico Cerro, Obispo de Coria Cáceres

10 nov. 2013

El Amado


Dios, todopoderoso, es Amor y me ama con delicada ternura. 
Se diría que es más Él el que me necesita y no viceversa...
Hambre de Él debería yo tener, a borbotones y me veo sorprendida
con su ansia de tenerme a mí.
¿Qué encuentras, Señor, que mi compañía procuras?
¿Y tanta ansia me tienes, colmándome de tus ternuras?
Tierra soy y pecado constante,
¿cómo es posible el verte así tan amante?
Cual si yo fuera un tesoro mayor,
me buscas y seduces,
ahuyentando mi dolor.
¿Cómo podré yo pagarte en algo,
tanto amor, tanto cuidado?
¡Seas por siempre amado, adorado, bendito y alabado!


6 nov. 2013

La verdad sobre la encuesta del Papa Francisco

VATICANO, 05 Nov. 13 / 10:47 am (ACI/EWTN Noticias).-

El Director de la Oficina de Prensa de la Santa Sede, Padre Federico Lombardi reiteró que el Papa Francisco no ha remitido una suerte de "consulta a las bases", ni un plebiscito o encuesta sobre las uniones homosexuales y el divorcio, tal como han difundido erróneamente diversos medios seculares del mundo.

Tras la convocatoria del Papa Francisco a un Sínodo extraordinario sobre la Familia para octubre de 2014, la secretaría general del Sínodo de los Obispos remitió a los Prelados de todo el mundo un cuestionario de 38 preguntas, que deberán ser contestadas hasta enero.

"Solamente se trata de un documento enviado a las Conferencias Episcopales de todo el mundo", indicó el Padre Lombardi.

Entre las consultas referentes a las uniones homosexuales, se preguntó "¿qué atención pastoral es posible tener hacia las personas que han elegido de vivir según este tipo de uniones?".

Al abordar el tema de los divorciados, el documento pregunta sobre "¿cuáles son las peticiones que las personas divorciadas y vueltas a casar dirigen a la Iglesia, respecto a los sacramentos de la Eucaristía y de la Reconciliación?".

Con las respuestas a estas interrogantes, se elaborará un documento preparatorio sobre la situación en la sociedad y en la Iglesia, Instrumentum Laboris, para el trabajo del Sínodo.

El Padre Federico Lombardi explicó que el remitir estas preguntas, con carácter consultivo, a las Conferencias Episcopales "no es nada insólito ni novedoso, forma parte de la praxis habitual del Sínodo de los Obispos".

A continuación, ACI Prensa reproduce el cuestionario remitido a las Conferencias Episcopales de todo el mundo, para la preparación del documento de trabajo del Sínodo extraordinario sobre la Familia convocado por el Papa para octubre de 2014:

Cuestionario preparatorio del Sínodo sobre la Familia (octubre de 2014)

1.- Sobre la difusión de la Sagrada Escritura y del Magisterio de la Iglesia sobre la familia

¿Cuál es el conocimiento real de las enseñanzas de la Biblia, de la (encíclica) 'Gaudium et Spes', de la 'Familiaris consortio' y de otros documentos del magisterio postconciliar (Vaticano II) sobre el valor de la familia según la Iglesia Católica? ¿Cuál es la formación de nuestros fieles para la vida familiar según las enseñanzas de la Iglesia?

Allí donde la enseñanza de la Iglesia es conocida, ¿es aceptada integralmente? ¿Hay dificultades en ponerla en práctica? ¿Cuáles?

¿Cómo es difundida la enseñanza de la Iglesia en el contexto de los programas pastorales en el ámbito nacional? ¿diocesano, parroquial? ¿Qué catequesis se hace sobre la familia?

¿En qué medida -concretamente sobre qué aspectos- tal enseñanza es realmente conocida, aceptada, rechazada o criticada en ambientes extra eclesiales? ¿Cuáles son los factores culturales que obstaculizan la plena recepción de la enseñanza de la Iglesia sobre la familia?

2.- Sobre el matrimonio de acuerdo con la ley natural...

¿Qué lugar ocupa el concepto de ley natural en la cultura civil, tanto en ámbito institucional, educativo y académico, como en ámbito popular? ¿Qué ópticas antropológicas se sobreentienden en este debate sobre el fundamento natural de la familia?

El concepto de ley natural con relación a la unión entre el hombre y la mujer ¿es comunmente aceptado como tal de parte de los bautizados en general?

¿Cómo es contestada en la práctica y en la teoría la ley natural sobre la unión entre hombre y mujer en vistas de la formación de una familia? ¿Cómo es propuesta y profundizada en los organismos civiles y eclesiales?

En el caso de que pidan el matrimonio los bautizados no practicantes o quienes se declaran no creyentes, ¿cómo afrontar los desafíos pastorales que derivan de ello?

3.- La pastoral de la familia en el contexto de la evangelización

¿Cuáles son las experiencias surgidas en los últimos decenios en orden a la preparación al matrimonio? ¿De qué manera se ha intentado estimular el deber de evangelización de los esposos y de la familia? ¿De qué manera promocionar la conciencia de la familia como "Iglesia doméstica"?

¿Se ha conseguido proponer estilos de plegaria en familia que consigan resistir a la complejidad de la vida y cultura actuales?

En la crisis actual entre generaciones, ¿cómo las familias cristianas han sabido realizar la propia vocación de transmisión de la fe?

¿En qué manera las Iglesias locales y los movimientos de espiritualidad familiar han sabido crear caminos ejemplares?

¿Cuál es la aportación específica que parejas y familias han conseguido dar respecto a la difusión de una visión integral de la pareja y de la familia cristiana que sea actualmente creíble?

¿Qué atención pastoral ha manifestado la Iglesia para apoyar el camino de las parejas en la formación y de las parejas en crisis?

4.- Sobre la pastoral para afrontar algunas situaciones matrimoniales difíciles,

La convivencia "ad experimentum" (experimental), ¿es una realidad pastoral de relieve en la Iglesia particular (local)? ¿En qué porcentaje se podría estimar numéricamente?

¿Existen uniones libres de hecho, sin reconocimiento ni religioso ni civil? ¿Hay datos estadísticos fiables?

Los separados y divorciados que se vuelven a casar ¿son una realidad pastoral relevante en la Iglesia particular? ¿En qué porcentaje se podría estimar numéricamente? ¿Cómo se afronta esta realidad a través de programas pastoral adecuados?

En todos estos casos, ¿cómo viven los bautizados sus irregularidades? ¿Son conscientes de ellas? ¿Manifiestan simplemente indiferencia? ¿Se sienten marginados y viven con sufrimiento la imposibilidad de recibir los sacramentos?

¿Cuáles son las peticiones que las personas divorciadas y vueltas a casar dirigen a la Iglesia, respecto a los sacramentos de la Eucaristía y de la Reconciliación? Entre las personas que se encuentran en esta situación, ¿Cuántas piden estos sacramentos?

¿La simplificación de la praxis canónica, respecto al reconocimiento de la declaración de anulación del vínculo matrimonial podría ofrecer una real contribución positiva para la solución de los problemas de las personas implicadas? En caso afirmativo, ¿de qué manera?

¿Existe una pastoral para acercarse a estos casos? ¿Cómo se desarrolla tal actividad pastoral? ¿Existen programas sobre ello en ámbito nacional y diocesano? ¿Cómo se anuncia a separados y divorciados vueltos a casar la misericordia de Dios y cómo se concreta el sostén de la Iglesia en su camino de fe?

5.- Sobre las uniones de personas del mismo sexo...

¿Existe en su país una ley civil que reconozca las uniones de personas del mismo sexo equiparadas de alguna manera al matrimonio?

¿Cuál es la actitud de las Iglesias particulares y locales tanto frente al Estado Civil promotor de uniones civiles entre personas del mismo sexo, como frente a las personas implicadas en este tipo de unión?

¿Qué atención pastoral es posible tener hacia las personas que han elegido de vivir según este tipo de uniones?

En el caso de uniones de personas del mismo sexo que hayan adoptado niños, ¿cómo comportarse en vistas de la transmisión de la fe?

6.- Sobre la educación de los hijos en el sino de situaciones matrimoniales irregulares...

¿Cuál es en estos casos la proporción estimada de niños y adolescentes con relación a los niños nacidos y crecidos en familias regularmente constituidas?

¿Con qué actitud los padres se dirigen a la Iglesia? ¿Qué solicitan? ¿Solo los sacramentos o también la catequesis y la enseñanza en general de la religión?

¿De qué manera las Iglesias particulares se acercan a la necesidad de los padres de estos niños para ofrecer una educación cristiana a los propios hijos?

¿Cómo se desarrolla la práctica sacramental en estos casos: la preparación, administración del sacramento y el acompañamiento?

7.- Sobre la apertura de los esposos a la vida...

¿Cuál es el conocimiento real que los cristianos tienen de la doctrina de la (encíclica) "Humanae Vitae" sobre la paternidad responsable? ¿Qué conciencia hay de la evaluación moral de los distintos métodos de regulación de los nacimientos? ¿Qué profundizaciones se podrían sugerir sobre ello desde el punto de vista pastoral?

¿La doctrina moral es aceptada? ¿Cuáles son los aspectos más problemáticos que hacen difícil su aceptación en la mayoría de las parejas?

¿Qué métodos naturales se promueven de parte de la Iglesias particulares para ayudar a los conyugues a poner en práctica la doctrina de la "Humanae vitae"?

¿Qué experiencia hay sobre esta cuestión en la praxis del sacramento de la penitencia y en la participación en la eucaristía?

¿Qué contrastes se evidencian entre la doctrina de la Iglesia y la educación civil a este respecto?

¿Cómo promover una mentalidad mayormente abierta a la natalidad? ¿Cómo favorecer el aumento de los nacimientos?

8.- Sobre la relación entre la familia y la persona,

Jesucristo revela el misterio y la vocación del hombre: ¿la familia es un lugar privilegiado para que esto suceda?

¿Cuáles situaciones críticas de la familia en el mundo actual pueden constituir un obstáculo para el encuentro de la persona con Cristo?

¿En qué medida la crisis de fe que pueden sufrir las personas inciden en su vida familiar?

9.- Otros desafíos y propuestas.

¿Existen otros desafíos y propuestas respecto a los temas tratados en este cuestionario, que sean consideradas como urgentes o útiles de parte de los destinatarios

3 nov. 2013

¡Andemos!



Una vez llegados al límite....





¿Aprenderemos a volar?





¿O cargaremos para siempre esta misma cruz?



¡Danos tu gracia y gracia abundante, Señor, para que en todo se cumpla en nosotros tu santo designio de Amor!

1 nov. 2013

La virtud de la Misericordia

¡Mis propios ojos Le verán!.... dice emocionado nuestro hermano, el santo Job...

Será un momento indescriptiblemente emocionante aquel en el que el Señor nos sitúe ante su divino Rostro, para emitir su santo, justo y misericordioso Juicio sobre nuestras vidas mortales...

Tendremos temor, ciertamente, y no porque Él sea un juez implacable, ya que sabemos por el mismo Jesucristo que Dios es un Padre amoroso, lleno de cariño hacia todos sus hijos.

Pero también sabemos hasta qué punto nuestro pecado puede llegar a arrastrarnos al lodo, para quedar allí aprisionados.... Todos tenemos experiencia al respecto.

Más, cuando nos acometa el temor excesivo ante la grandeza y perfección divinas, acordémonos siempre de las Bienaventuranzas.... Bienaventurados los misericordiosos, porque ellos hallarán Misericordia...etc.

¡Si con que mi ideal de vida fuera este, ya podría contar, con seguridad, con la divina Misericordia del Señor, porque su Palabra siempre se cumple!

¿Qué debo hacer, pues?

Ser misericordioso SIEMPRE, SIEMPRE, SIEMPRE. En el trato con todas las personas con las que entre en contacto. He de cultivar esa virtud a consciencia, con empeño, con tesón y capacidad de lucha contra la propia ira y el propio egoísmo, y pedir mucho la Gracia Divina para poder vivirla tal y como el Señor quiere. Y con ella, las otras también.

Pero es que si sobresales en la vivencia de la Misericordia, el Señor mismo te dará el aumento en todas las demás, no sin tu esfuerzo personal, claro.

¡Qué bueno es el Señor!