19 oct. 2013

Santa María

Santa María,
Madre mía,
Del Viento esposa,
y del Altísimo sirvienta.

Hija de Adán y de Eva,
concebida en toda Pureza,
para ser Madre de un hombre,
que es Dios por naturaleza.

Bella por dentro y por fuera,
en ti anidó toda Gracia,
y de tal manera te eleva,
que riges la tierra entera.

Cuanto mejor te conozco,
más pequeña y falible soy,
y sólo me queda pedirte,
que tengas piedad de mi hoy.

¡Oh, Madre! ¡Mi Madre! 
 muy lejos de tu santidad,
yo quiero amarte y servirte,
y en el Cielo espero alabarte,
habiendo sufrido por ti.

María, Arca de nueva alianza,
tesoro del Gran Hacedor,
Paraíso del nuevo Adán,
y refugio para el pecador.

En tus manos me entrego, Señora,
y te ofrendo mi vida y corazón. 

1 comentario:

Olga i Carles (http://bellesaharmonia.blogspot.com dijo...

Madre Naturaleza...
Siempre eres Tu Virgen, a todos nos engendras, nos alimentas y libertad nos das.
El Padre... el Cielo el Amor contigo hace y la Luz de vuestros ojos a nosotros... vuestros hijos alumbráis con la Luz de todo Ser.


Un abrazo.