27 sept. 2013

Creciendo




Floreciendo, en silencio,
un lugar muy adentro,
escondido a la vista del mundo entero,
estás creciendo, estás creciendo...

Un regalo muy bello,
grande y sincero,
de luces blancas y aroma fresco,
brindado por Manos que tienen hueco...

No imaginé un presente tan sacro,
vivencia tan honda y transformante...
Trascendencia entrando en mi tiempo,
aquí y ahora, ¡te amo y te tengo!

El cielo en un brote de vida lleno,
silencio acaricia mi alma y creo
que pronto veré ese Rostro tan bello
que nace y es de Dios su destello.

6 comentarios:

Fernanda dijo...

Clap clap clap!!!
Qué profundos versos, plenos de religiosidad elevada. Gracias por compartirlos
bezos!!

Capuchino de Silos dijo...

Comparto el comentario anterior de Fernanda y me quedo con:
"El cielo en un brote de vida lleno,"

Un beso

silencio dijo...

Floreciendo, en silencio,
un lugar muy adentro,
escondido a la vista del mundo entero, así sucede en el alma que busca a Dios en lo escondido del silencio dónde ÉL está, gracias un gran abrazo.

Felicitas dijo...

Gracias a ti por venir, querida Japonesita! Bezozos!

¡Un beso, Capuchino y gracias!

Gracias a ti, Silencio, por tu visión, siempre tan elevada.
Un abrazo.

xtobefree dijo...

Buenos días Felicitas. Esta obra eucarística edifica la Iglesia. ¡Enhorabuena!

Felicitas dijo...

¡Qué alegría, Nip!
Un abrazo.