25 jun. 2013

Por la Gracia de Dios




Apoyados en la gracia de Jesucristo, perseveraremos hasta el final en nuestra fe y confianza en Él, en su Iglesia santa en la que vivimos, nos movemos y somos. La congregación de los hijos de Dios que le aman y se aman, haciéndose el bien unos a otros, por amor al Señor de todos.

¿Que el mundo va decididamente hacia el abismo? ¡Nosotros, no! ¡Jamás!

Avisando a cuantos encontramos en nuestros caminos de que sólo en Jesucristo se halla su bien y su vida, orando por ellos, padeciendo las cruces que el Señor tenga a bien concedernos, llevando con paciencia toda incomodidad y dificultad de la vida, ¡avanzamos hacia la verdadera Vida en Dios!

Esperamos en Ti, Señor Jesús, en medio de tantas manifestaciones del poder del mal en nuestras sociedades contemporáneas, y caminamos afianzados en tu Palabra y tu Presencia eucarística, y nadie ni nada podrá apartarnos del Amor de Cristo, sino tan sólo nuestra propia defección. ¡Confiemos, pues, hasta el heroísmo en Él!

8 comentarios:

caminante dijo...

La confianza sólo en Él, y nos basta su gracias, si realmente nos la creemos,que el Señor aumente día a día nuestra fe.

Felicitas dijo...

¡¡Así sea!! ¡¡Amén!!

Claro de Luna dijo...

Nuestra Esperanza y Luz está sobre el mundo ....hacia allá vamos plenos de fe en Ti Señor !!!
Bendiciones
Cristina

Felicitas dijo...

¡Qué alegría, Cristina! ¡Vamos juntos, llenos de fe, camino arriba, hacia el encuentro alegre con el Señor! Un abrazo.

silencio dijo...

Sólo apoyados en su GRACIA podemos caminar, nada podemos hacer sin su ayuda, vivamos abandonados en ÉL que somos obra de sus manos, y todo es para nuestro bien, gracias por su visita.

Felicitas dijo...

Es cierto que sin el Señor nada podemos, y que con Él, en Él y por Él le damos toda Gloria y Honor al Padre Bueno, unidos en su Divino Amor. También yo quiero aprender a abandonarme en sus manos y no preocuparme tanto por las dificultades que se presentan en el camino. Fiat, pues.
Un abrazo.

xtobefree dijo...

Buenos días Felicitas. ¡No digo yo! si, insisto que podría ser navarra... Me gusta mucho su alegre optimismo perseverante. ¡Caminemos pues!. Un abrazo.

Felicitas dijo...

Cuando todo edificio construido se cae, con el paso del tiempo y la ruina del pecado, tan sólo queda uno incólume: ¡Jesucristo!
¡Vamos! ¡Como lapas! ¡Jajaja!
Un abrazo, Nip.