16 jun. 2013

Hambre de Dios



Tienen hambre de Dios y aún no lo saben.


Los ves enredados en sus dependencias, debilitados, pero más erguidos que si fueran un dios pagano.

Te has de acercar a ellos con cuidado, porque tienen la susceptibilidad a flor de piel.

Sólo al amarlos de corazón, primero se sorprenden, luego te tantean, para ver si les sales con un tópico de esos que dicen siempre los " catolos "  -  como nos llaman -  y si no saltas con la primera provocación, ni con la segunda ni la tercera, lentamente se acercarán a ti, porque seguro que no eres tan cristiano como dices ser..., aunque pareces buena persona...

Y tú, que lo ves todo y lo estás soportando todo con paciencia y pidiendo al Señor más amor para amarlos, les pasas todas, para ganarlos para Cristo. Y pasan días, semanas y meses... y esperas la oportunidad de oro para meterles un gol espiritual y cuando lo has conseguido, se sienten como desnudos ante ti, como descubiertos, e inseguros. 

Y tú sigues orando y pidiendo la palabra adecuada que les haga por fin confiar. Confiar en ti. Pero, sobretodo, confiar en Jesucristo que los ama infinitamente.

¡Sólo amándolos como Él los ama, los ganaremos para el Cielo, para su eterna felicidad!

¡Oh, Señor, danos acierto y que podamos ayudarte a salvar a muchos hermanos alejados de Ti, por tu Gracia y por tu Amor misericordioso! Amén.

3 comentarios:

xtobefree dijo...

Buenos días Messy. ¡Esta es tu misión por María!

¡¡Adelante campeona!!

Un fuerte abrazo.

Felicitas dijo...

Fiat Voluntas Dei.
Un abrazo, Nip.

Felicitas dijo...

Eres mi mejor sparring. ;)