8 jun. 2013

Corazón inmaculado de María




...y María, su madre, conservaba todas estas cosas en su corazón.



¿Conservo yo en la memoria de mi corazón todas las innumerable Bendiciones que el Señor me ha dado a lo largo de toda mi vida, como lo hacía Santa María?
¿O acaso sólo me acuerdo de todo lo que todavía no he alcanzado y doy por supuesto todo cuanto soy y poseo?
Todo es don de Dios y todo merece ser meditado en el silencio del propio corazón, como lo hacía Ella,  despacito y profundamente, con sosiego y amor de Dios, pidiendo luz al Señor para comprender lo que nos acaece y saber vislumbrar el Amor de su divina Voluntad para nuestra vida.



2 comentarios:

xtobefree dijo...

Buenos días Felicitas. ¡Qué buenas preguntas! ¡me las hago y medito hoy! Un abrazo.

Felicitas dijo...

Yo también, querido amigo.
Un abrazo.