18 may. 2013

Pentecostés








¿Quien eres tu,
dulce luz que me llenas
e iluminas la oscuridad de mi corazón?
Me conduces igual que una mano materna
y si me dejas libre,
no sabría ni dar un paso.
Tu eres el espacio
que envuelve todo mi ser
y lo encierra en si,
abandonado de ti cae en el abismo de la nada,
donde tu lo elevas al Ser.
Tu, mas cercano a mi que yo misma
y mas intimo que mi intimidad,
y aun inalcanzable e incomprensible,
y que todo nombre hacer renacer:
Espíritu Santo,
¡Amor Eterno!

Edith Stein


2 comentarios:

Rosario dijo...

Gracias por tu compartir.
Feliz Pentecostés.
Un abrazo.

Felicitas dijo...

Lo mismo para ti, Rosario.
Un abrazo.