15 may. 2013

Audiencia general del Papa



VATICANO, 15 May. 13 / 09:58 am (ACI/EWTN Noticias).- 
En su catequesis de la audiencia general de hoy celebrada en la Plaza de San Pedro, el Papa Francisco explicó que el Espíritu Santo es quien le permite al cristiano conocer la Verdad, que es Cristo, y de esa forma lo ayuda a ser cristiano en todo momento, no solo a veces.
El Papa alentó a los miles de fieles presentes en la Plaza de San Pedro en el Vaticano a dejarse guiar por el Espíritu Santo y exhortó : 
"en este Año de la Fe preguntémonos si en realidad hemos dado algunos pasos para conocer mejor a Cristo y las verdades de la fe, con la lectura y la meditación de las Escrituras, en el estudio del Catecismo, acercándonos con asiduidad a los Sacramentos".
"Pero preguntémonos al mismo tiempo cuántos pasos estamos dando para que la fe dirija toda nuestra existencia. No se es cristiano ‘según el momento’, sólo algunas veces, en algunas circunstancias, en algunas ocasiones; ¡No, no se puede ser cristiano así! ¡Se es cristiano en todo momento! Totalmente.La verdad de Cristo, que el Espíritu Santo nos enseña y forma parte para siempre y totalmente de nuestra vida cotidiana".
El Papa recordó que en muchas ocasiones Benedicto XVI alertó sobre el relativismo, sobre el escepticismo de algunos de creer que efectivamente existe la verdad y se refirió a Poncio Pilatos que fue incapaz de reconocer la verdad en Cristo.:
"Sin embargo, Jesús es esto: la Verdad, la cual, en la plenitud del tiempo, ‘se hizo carne’, que vino entre nosotros para que la conociéramos. La verdad no te agarra como una cosa, la verdad se encuentra. No es una posesión, es un encuentro con una Persona".
El Espíritu Santo, prosiguió, "nos lleva no sólo para encontrar a Jesús, la plenitud de la Verdad, sino que nos guía "en" la Verdad, es decir, nos hace entrar en una comunión siempre más profunda con Jesús, dándonos la inteligencia de las cosas de Dios. Y ésta no la podemos alcanzar con nuestras fuerzas. Si Dios no nos ilumina interiormente, nuestro ser cristianos será superficial".
El Santo Padre cuestionó luego: "¿estoy abierto al Espíritu Santo, le pido para que me ilumine, y me haga más sensible a las cosas de Dios? Y ésta es una oración que tenemos que rezar todos los días, todos los días: Espíritu Santo que mi corazón esté abierto a la Palabra de Dios, que mi corazón esté abierto al bien, que mi corazón esté abierto a la belleza de Dios, todo todos los días".
"Me gustaría hacer una pregunta a todos ustedes: ¿Cuántos de ustedes rezan cada día al Espíritu Santo, eh? ¡Serán pocos, ¿eh?... pocos, unos pocos, pero nosotros tenemos que cumplir este deseo de Jesús: orar cada día al Espíritu Santo para que abra nuestros corazones a Jesús".
Tras resaltar el ejemplo de María en la escucha del Espíritu Santo, el Pontífice señaló: "a través del Espíritu Santo, el Padre y el Hijo establecen su morada en nosotros: nosotros vivimos en Dios y para Dios. ¿Pero nuestra vida está verdaderamente animada por Dios? ¿Cuántas cosas antepongo a Dios?"
Para concluir, Francisco animó a invocar al Espíritu Santo "con más frecuencia, para que nos guíe en el camino de los discípulos de Cristo. Invoquemosle todos los días, hagamos esta propuesta: cada día invoquemos al Espíritu Santo. ¿Lo harán? ¡No oigo! ¿eh? ... ¡todos los días, eh! Y así el Espíritu nos llevará más cerca de Jesucristo. Gracias".

2 comentarios:

xtobefree dijo...

Buenos días Felicitas. En cada mensaje papal voy descubriendo a un pontífice firme que comienza por la cimentación.Un abrazo.

Felicitas dijo...

Cierto, creo que es un gran capitán, como me dijo alguien hace no mucho...
Un abrazo.