27 feb. 2013

Horeb


Llamada que me supo a miel,
inesperada voz, la que me dijo:
¡Anda, de nuevo, junto a Él!
Y hoy hacia Ti otra vez me dirijo...




Como antaño, buscándote siempre, 
entre miserias y grandes tibiezas,
si largo miro mi estado actual,
lloro y me pliego en un seco zarzal...

¡yo ya no puedo esperar mucho más,
muy largo se hace este camino vital!

No merezco tu suave Mirada,
porque no crezco y me siento estancada.

Siempre a tiempo en la vida mortal,
sin darnos cuenta, vertemos agua  al andar 
para luego quedarnos en un secarral...

¡Esperanza viva eres Tú para mí!
Oasis de paz y silencio total...
¡Llena mi alma de Ti, Inmortal!
¡Invade mi ser con tu Amor eternal!


2 comentarios:

xtobefree dijo...

Buenos días Felicitas. ¡Cuánta fuerza, pareces navarra!
¡Qué hermoso sentirse amado así por Él!. Un abrazo.

Felicitas dijo...

Hace años que te conozco... ¡se me debe haber pegado de ti!
¡Así te ama a ti también y a todos y aún más y mucho más que eso!
Un abrazo, hermano.