30 ago. 2012

¿Qué desea el Papa con el Año de la Fe?

Leamos...

En esta feliz conmemoración, deseo invitar a los hermanos Obispos de todo el Orbe a que se unan al Sucesor de Pedro en el tiempo de gracia espiritual que el Señor nos ofrece para rememorar el don precioso de la Fe.




Queremos celebrar este Año de manera digna y fecunda. Habrá que intensificar la reflexión sobre la fe para ayudar a todos los creyentes en Cristo a que su adhesión al Evangelio sea más consciente y vigorosa, sobre todo en un momento de profundo cambio como el que la humanidad está viviendo.
...
Deseamos que este Año suscite en todo creyente la aspiración a confesar la fe con plenitud y renovada convicción, con confianza y esperanza...

San Lucas nos enseña que el conocimiento de los contenidos que se han de creer no es suficiente si después el corazón, auténtico sagrario de la persona, no está abierto por la gracia, que permite tener ojos para mirar en profundidad y comprender que lo que se ha anunciado es la Palabra de Dios.

Profesar con la boca indica, a su vez, que la fe implica un testimonio y un compromiso público. El cristiano no puede pensar nunca que creer es un hecho privado. La fe es decidirse a estar con el Señor para vivir con él. Y este «estar con él» nos lleva a comprender las razones por las que se cree.

La fe, precisamente porque es un acto de la libertad, exige también la responsabilidad social de lo que se cree. La Iglesia en el día de Pentecostés muestra con toda evidencia esta dimensión pública del creer y del anunciar a todos sin temor la propia fe. Es el don del Espíritu Santo el que capacita para la misión y fortalece nuestro testimonio, haciéndolo franco y valeroso.


(de Porta Fidei, Benedicto XVI)



¡Ven Espíritu Santo, y renueva la faz de la tierra!

6 comentarios:

belleza dijo...

Gracias, por este compartir, en verdad hemos aceptar la invitación del Santo Padre,creo que es el momento que todos revisemos un poco nuestro camino de fe, buscar el ir creciendo en ella,es una invitación a un encuentro con nosotros mismo desde nuestra experiencia de FE,gracias una vez más.

Felicitas dijo...

ES cierto, es un momento propicio para hacer una revisión de nuestra relación personal con Jesucristo y nuestra respuesta de amor a su llamada constante a la santidad.
Gracias a ti por comentar.
Un abrazo.

Angelo dijo...

Fe, que este mundo necesita urgentemente . Será un año de gracia para todos.
Un abrazo

Fernanda dijo...

Sustituya en la ecuación el miedo por la fe, el temor por la fe, y el encontrará la solución final. Fe es esperar lo bueno, temor es esperar lo malo. Creer y confiar en el Padre obliga a esperar lo bueno.
Bezoss!!

belleza dijo...

Que María virgen, sea un modelo para usted, de mujer de oración y entrega, gracias.

Felicitas dijo...

Eso esperamos, querido Angel!
Un abrazo.

Confiemos, pues, Fernandita en nuestro Padre celestial, que nos espera con brazos abiertos , para perdonarnos nuestras transgresiones todas, por la Sangre vertida de su Hijo Jesucristo y unirnos así a su eterno Amor!
Bezososososos!!


Sí, lo es, querida amiga, lo es.
Un abrazo.