10 ago. 2012

El Año de la Fe, preparémonos




«La puerta de la fe» (cf. Hch 14, 27), que introduce en la vida de comunión con Dios y permite la entrada en su Iglesia, está siempre abierta para nosotros. 


Se cruza ese umbral cuando la Palabra de Dios se anuncia y el corazón se deja plasmar por la gracia que transforma. Atravesar esa puerta supone emprender un camino que dura toda la vida. 
(comienzo de la Carta apostólica Porta Fidei, de Benedicto XVI)



¡Creemos en ti, Señor Jesús, pero, aumenta nuestra fe!








4 comentarios:

ARCENDO dijo...

Preparado... estoy. ABRAZOS.

Theo dijo...

Hola. Tu blog me ayudará a profundizar y enraizar mi fe.Gracias.

Fernanda dijo...

Me uno a ese deseo: que aumente nuestra fe.
Besitososs!!

Felicitas dijo...

¡Adelante, pues, Arcendo, marcando el ritmo! Un abrazo, hermano.

Hola, Theo, tu blog también nos ayuda a todos a acercarnos más al Señor y ser más auténticamente suyos.
Un abrazo, hermano.

Sí, querida Fernanda, que el Señor aumente nuestra pobre fe y nos ancle profundamente a su Corazón Divino.
Besitosososos!!