31 may. 2012

¡Feliz la que creyó en el Señor!


¡Feliz la que ha creído que se cumplirían las cosas que le fueron dichas de parte del Señor!


Santa María creyó en Dios y así Él pudo contar con Ella para su plan salvífico para la humanidad caída en desgracia, después del pecado de Adán y Eva.
¡Creamos nosotros en la palabra de Jesucristo y se cumplirá su designio de Amor en nuestras vidas!

13 comentarios:

Capuchino de Silos dijo...

Que María, nuestra Madre, sea siempre nuestro refugio y nos lleve hacia Nuestro Padre.

Un muy feliz día de la Virgen.

Felicitas dijo...

Así sea, querida Capuchina!
Un abrazo.

Margalida dijo...

Besitos Fely!

Felicitas dijo...

Gracias, Margy!
Petons.

Theo dijo...

Hola.¿Por que les cuesta a algunos tanto creer si han sido bautizados y hecho la primera Comunión? Gracias.

Felicitas dijo...

Querido Theo, supongo que les cuesta porque han dejado de escudriñar la Santa Escritura. No basta con cumplir con los madamientos externamente, se hace necesario, conocer de cerca al Maestro y eso, a mi modo de ver, se consigue leyendo y meditando su santa Palabra, con asiduidad.
Un abrazo, hermano.

Miriam dijo...

Y Ella nos dice "haced lo que Él os diga"

Fernanda dijo...

Todos los que han tomado las Promesas por ciertas han visto ocurrir maravillas en su vida. Una fe como la suya mueve montañas.
Bezozosss!!

Felicitas dijo...

Cierto, Ferdy, el Amor todo lo puede y si nos lo creemos, veremos maravillas en nuestras vidas.
Bezozozosss!!

Caminar dijo...

Sí, que en todo momento María sea nuestro modelo de fe. Ella nos conceda un poco de su fe para llegar a ser plenmanete dichosos.
Un saludo en Cristo

Felicitas dijo...

Amén, querida Caminar, amén.
Un abrazo, hermana.

xtobefree dijo...

Buenos días Felicitas. Hemos de creer y confiar aunque pasemos por valles oscuros o seamos probados en el dolor, demos tiempos y tomemos distancia.Un abrazo.

Felicitas dijo...

Es cierto, querido Nip, hemos de creer y confiar aunque el dolor nos visite, porque su Amor y su Misericordia permanecen para siempre.
Que se cumpla Su Santo Designio en nuestras vidas.
Un abrazo.