1 abr. 2012

Acoger al Señor y seguirlo hasta el final



VATICANO, 01 Abr. 12 (ACI/EWTN Noticias) .- El Papa Benedicto XVI expresó su intención de que el Domingo de Ramos sea el día en que los fieles, particularmente los jóvenes, se decidan a acoger al Señor y seguirlo hasta el final, haciendo “de su Pascua de muerte y resurrección el sentido mismo de vuestra vida de cristianos”.

En la celebración participaron diversos jóvenes de Roma y de otras diócesis, reunidos con ocasión de la XXVII Jornada Mundial de la Juventud, cuyo lema para este año fue “Estén siempre alegres en el Señor”.

Durante su homilía, el Santo Padre señaló que “el Domingo de Ramos es el gran pórtico que nos lleva a la Semana Santa, la semana en la que el Señor Jesús se dirige hacia la culminación de su vida terrena”.

“Él va a Jerusalén para cumplir las Escrituras y para ser colgado en la cruz, el trono desde el cual reinará por los siglos, atrayendo a sí a la humanidad de todos los tiempos y ofrecer a todos el don de la redención”.

Benedicto XVI recordó a los jóvenes que seguir al Señor es la decisión que conduce a la verdadera alegría, como sucedió con santa Clara de Asís que, hace ochocientos años, fascinada por el ejemplo de san Francisco y de sus primeros compañeros, dejó la casa paterna precisamente el Domingo de Ramos para consagrarse totalmente al Señor”.

El Papa recordó que, al momento de su decisión, la santa tenía 18 años, “y tuvo el valor de la fe y del amor de optar por Cristo, encontrando en él la alegría y la paz”.

El Santo Padre también pidió a los fieles “que reinen particularmente en este día dos sentimientos: la alabanza, como hicieron aquellos que acogieron a Jesús en Jerusalén con su “hosanna”; y el agradecimiento, porque en esta Semana Santa el Señor Jesús renovará el don más grande que se puede imaginar, nos entregará su vida, su cuerpo y su sangre, su amor”.

A un don tan grande debemos corresponder de modo adecuado, o sea, con el don de nosotros mismos, de nuestro tiempo, de nuestra oración, de nuestro estar en comunión profunda de amor con Cristo que sufre, muere y resucita por nosotros

El Papa subrayó que en este día, “debemos deponer nuestra vida, nuestra persona, en actitud de gratitud y adoración”.

2 comentarios:

NIP dijo...

Buenos días Felicitas. Seguirlo hasta el final, ¿Al Calvario?, públicamente ser llevado al cadalso de los malditos en lugar del hermano...me resulta duro y veo que necesito mucho más su presencia y auxilio en mi absoluta miseria. Un abrazo.

silencio en la oracion dijo...

Estimada hermana, gracias por este compartir,A un don tan grande debemos corresponder de modo adecuado, o sea, con el don de nosotros mismos, de nuestro tiempo, de nuestra oración, de nuestro estar en comunión profunda de amor con Cristo que sufre, muere y resucita por nosotros, que el Señor nos de la gracia en todo momento de saberle acoger, en cada momento de nuestra vida ÉL , se hace presente, siempre en nuestro caminar, que ÉL nos ayude a resucitar con ÉL , Dios la ilumine y le conceda la gracias de estar siempre en su presencia, un Santo y buen día hermana.