3 feb. 2012

Primer viernes de febrero



¡He aquí el Corazón que tanto ha amado a los hombres!


(Romanos 8,1-2)

Ahora no pesa condena alguna sobre los que están unidos a Cristo Jesús, 

pues, por la unión con Cristo Jesús, 

la ley del Espíritu de vida me ha librado de la ley del pecado y de la muerte.

4 comentarios:

Miriam dijo...

Gracias Señor por acercarnos a Tu Corazón
Gracias

Felicitas dijo...

Sí, gracias, Señor por meternos bien adentro de tu Corazón y allí tenernos protegidos contra todo mal.
Un abrazo, linda.

NIP dijo...

Buenos días. Me sumo a dar ¡Gracias al Señor porque es bueno, porque es eterna su Misericordia! Un abrazo.

Felicitas dijo...

Cantaremos eternamente las Misericordias del Señor.
¡Anunciaremos por todas las edades las obras de sus Manos!
Un abrazo.