17 feb. 2012

La santa Misa diaria





Prosigo la subida, 
sintiendo cada merma, 
rasgándome el alma, 
por ir yo tras Tus Huellas. 

El tiempo no espera y 
te marca bien el rostro, 
más no queda baldío, 
el entregarse al otro. 

Recoge la Señora, 
lo que la Gracia hizo, 
lo pone entre azahares, 
ofrendándolo al Altísimo. 

No quiero sea en balde, 
en mí Tu Decisión, 
del hoyo rescatarme, 
y ponerme en batallón. 

Tomando el blanco pan, 
unida a mis hermanos, 
me siento una más, 
en tu familia de santos. 

Subiendo, pues, con todos, 
al monte sacrosanto, 
nos vemos, nos hallamos, 
¡tan amados y ya sin llanto.! 

Y el gozo pronto llega,
que se difunde en todos,
¡la Vida nos espera!
¡alegre y verdadera!
¡Así sea!

5 comentarios:

gosspi dijo...

Felicitas felicidades por el premio de Magda.....ya sabes que cuando te visito siempre salgo reconfortada....esta entrada me invita a la Esperanza y a seguir contenta en el batalla....un beso

Angelo dijo...

Teniendo presente que El es el que llama y nosotros los que le necesitamos.
Un Beso

Felicitas dijo...

Gracias, Gosspi, y felicidades también a ti por el mismo premio! Gracias por tu paso por mi casita.
Un beso.

Y tanto, Angel, y tanto que le necesitamos!
Para absolutamente todo.
Un beso.

NIP dijo...

Buenas tardes Felicitas. Me has emocionado.
"Recoge la Señora,
lo que la Gracia hizo,
lo pone entre azahares,
ofrendándolo al Altísimo."

He aquí la esclavitud pequeña del alma niña.Un fuerte abrazo.

Felicitas dijo...

Y a mí me emociona ver que también tú lo vives, querido NIp.
Un fuerte abrazo.