20 feb. 2012

La amabilidad de la sabiduría



Lectura de la carta del apóstol Santiago 3, 13 18

Queridos hermanos: ¿Hay alguno entre vosotros sabio y entendido? 

Que lo demuestre con una buena conducta y con la amabilidad propia de la sabiduría. 

Pero, si tenéis el corazón amargado por la envidia y las rivalidades, no andéis gloriándoos, porque seria pura falsedad. Esa sabiduría no viene del cielo, sino que es terrena, animal, diabólica. Donde hay envidias y rivalidades, hay desorden y toda clase de males. 

La sabiduría que viene de arriba ante todo es pura y, además, es amante de la paz, comprensiva, dócil, llena de misericordia y buenas obras, constante, sincera. Los que procuran la paz están sembrando la paz, y su fruto es la justicia.

3 comentarios:

Rafael dijo...

Estas palabras nos las tendríamos que meter en la cabeza como Nietzsche la Filosofía, ¡a martillazos!
Un abrazo.

Claudio dijo...

Amén y amén!

Felicitas dijo...

Tu vehemencia Rafael te conduzca cada vez más a un amor apasionado y entregado a Nuestro Señor, querido amigo.
Un fuerte abrazo.

Amén, Claudio, como los pequeños que tienden a aceptarlo todo de su buen padre.
Un abrazo.