26 ene. 2012

Reaviva el don que recibiste de Dios


Será preciso hacer un breve recuerdo de la propia vida.
Niñez, adolescencia, juventud, madurez...
Y ver como el Señor ha ido actuando en mi propia vida de mil formas, estando siempre presente, protegiéndome, sanándome y podándome, cuando fue preciso, para que con su gracia lograra avanzar en el camino de la santidad, el camino de unión amorosa con Él.
¡Reavivemos el don recibido y démosle gracias con vítores en la boca, cantemos con alegría su Presencia entre nosotros, para siempre!



8 comentarios:

Margalida dijo...

Siempre escribes unas cosas más bonitas...

Felicitas dijo...

Me alegro que te gusten, Margalida.
Petons!

gosspi dijo...

Manos a la obra!!!
Me encantan tus animos Felicitas..gracias.

xtobefree dijo...

Buenos días Felicitas. Coincido con los comentaristas, son bonitas, animosas y permiten darse cuenta -siendo más justos- de lo bueno que es Dios con todos,conmigo para que haga un examen diario equilibrado cada noche.Un abrazo.

Felicitas dijo...

Hola Gosspi, ¡me encanta tu dinamismo, hermana! Dame un cachito, please...
Besos, linda.

Para mí también, querido Nip, que buena falta me hace un "repaso" diario ante el Señor...
Un abrazo, hermano.

Fernanda dijo...

Maravillosa entrada, como siempre. Gracias por enseñarnos tantooo con tan pocas palabras.
Demos gracias porque Él habla por tu boca.
Bezozosss!!

silencio en la oracion dijo...

ESTIMADA HERMANA, muy buena idea muchas veces se necesitan esos momento para ver como Dios va caminando en nuestra historia, y como se hace presente en nuestras vida nos ayudaria a acercarnos más a ÉL, y a buscarle quees realmente el eterno compañero que nunca falla, Dios sea con uste estimada hermana.

Felicitas dijo...

Querida Fernanda, el que te enseña es el Espíritu que mora en nosotros.
Y si Él habla por mi boca, que sea todo para mayor gloria Suya y gozo nuestro!!
Un fuerte abrazo y muchos
bezozozozosss!!

El eterno compañero que nunca falla, dices... ¡qué consuelo tan grande en nuestros dolores! Saber que hay Alguien que siempre nos ama, pase lo que pase. Es lo que todos necesitábamos desde siempre y no lo sabíamos.
Ahora lo sabemos por la palabra del Señor. Es algo grande.
Un abrazo.