31 dic. 2011

Nos adentramos en el nuevo año


Algunos prefieren echarle optimismo y pensar que los problemas se irán arreglando con el paso del tiempo, en especial porque tenemos un buen Padre en el cielo que vela por nosotros y escucha las plegarias de sus hijos necesitados.


Otros tendrán que seguir esforzándose, dia a dia, por alcanzar la meta ansiada, pero siempre apoyados en el Auxilio del Señor, que a nadie se niega.


Dios nos asiste y nosotros nos ayudamos unos a otros, como el Señor nos enseñó.


Sólo así nacera el gozo de nuevo en nuestros corazones, porque nuestra Esperanza es inmensa y nos conduce a la Vida Eterna.



¡Feliz y santo 2012, amigos!

7 comentarios:

Javier Sánchez Martínez dijo...

Feliz 2012, lleno de Gracia y Presencia de Cristo.

Un abrazo

Capuchino de Silos dijo...

Que el año 2012, que comienza mañana, sea un año en el que Nuestro Niño, que acaba de nacer, y su Madre, María Santísima, os llene de bendiciones, alegría y amor.

¡¡¡Muchas felicidades!!!

Claudio dijo...

Feliz y samto 2012 amiga Felicitas!
Enorme sabiduría en tus escritos para la gloria de Dios!
Un abrazo fraterno!

NIP dijo...

Buenas tardes felicitas. ¡Feliz 2012! Un abrazo.

Felicitas dijo...

Muchas gracias, Don Javier. Todas las Bendiciones del Cielo para Ud. y su precioso ministerio.
Un abrazo.

Muchas gracias, querida Capuchina. Dios te bendiga abundantemente este año, a ti y a todos los tuyos.
Un fuerte abrazo, linda.

Feliz y santo 2012, amigo Claudio, la Sabiduria encarnada está con nosotros siempre, en nuestros corazones, amándonos con locura divina.
Un abrazo.

Buenos días, querido Nip. Feliz y santo 2012 para ti y todos los tuyos. Un fuerte abrazo.

Miriam dijo...

Si perdemos la esperanza en el Señor, la vida se vuelve negra oscura densa y pesada. Habran momentos buenos, pero sin Dios, el corazón nunca se llena
Al menos eso es lo que a mi me pasa.
FEliz 2012 otra vez ¡¡

Felicitas dijo...

El Señor y su Amor Misericordioso son nuestra mejor esperanza, querida Miriam. Él siempre permanece junto a nosotros, para ayudarnos y salvarnos.
Un fuerte abrazo, linda.