19 nov. 2011

Misericordia quiero y no sacrificios

  • Sed misericordiosos como vuestro Padre es misericordioso

Evangelio según San Lucas, 6, 36

  • Antes bien, amad a vuestros enemigos, y haced bien, y prestad no esperando nada a cambio, y vuestra recompensa será grande, y seréis hijos del Altísimo; porque El es bondadoso para con los ingratos y perversos.

Evangelio según San Lucas, 6, 35
  • Sed, pues, imitadores de Dios como hijos amados.

Efesios 5:1

  • Pero la sabiduría de lo alto es primeramente pura, después pacífica, amable, condescendiente, llena de misericordia y de buenos frutos, sin vacilación, sin hipocresía.

Santiago 3:17 

  

2 comentarios:

Miriam dijo...

Parecería imposible alcanzar esa capacidad de misericordia. De hecho parece más fácil lo de los sacrificios.

Suerte que viene el Jefe y nos ayuda, si no sería en plan "¿Qué me dices Señor? ¿Qué actúe con miseri que....?

Felicitas dijo...

¡Menos mal que el Jefe es todo poderoso y todomisericordioso con sus pobres ovejas, que no damos pie con bola...!
Un abrazo.