2 nov. 2011

Madre


Madre mía fuiste y me cuidaste con entrega,
hoy me dicen que me queda este triste recordar,
no, no quiero, ¡ ella vive ! no creéis en mi espera,
más yo sé que un dia pronto sonriente la veré.

A Dios pido que así sea,
no concibo vida nueva 
sin hallarme agradecida,
para siempre a su vera. Amén.

2 comentarios:

NIP dijo...

Amén. Yo tengo a la mía en México con mi hermana mayor, así que el mismo bello poema-oración se lo aplico a mi padre que murió el año pasado de cáncer de descubridor y también espero verlo y verme así en el Cielo.Un abrazo.

Felicitas dijo...

Lamento la muerte de tu padre, Nip. Pero me alegro de que tu esperanza en La Vida de Jesús siga firme en tu corazón.
Un abrazo, hermano.
:)