23 nov. 2011

Haré descender la lluvia a su tiempo



Exhala tu perfume, hermosa mía,
que la lluvia te solicita en este dia,
devuélvele a tu Rey lo más preciado,
ofrécete en esencia a tu enamorado.

Despliega tu belleza que a él le encanta,
rodéale de ternura y delicadeza,
te espera con gran premura y del todo santa,
confíate en sus manos, ¡tu gran certeza!

4 comentarios:

NIP dijo...

Buenos días Felicitas. ¡Qué gozada pasar todo el día al sol!.Un abrazo.

Felicitas dijo...

Síiiii, ese sol que nos llena la vida de gozo y plenitud, ¿verdad?
Un abrazo.

Fernanda dijo...

Él sabe cuándo mandarnos los bienes, ni un minuto antes ni uno después , en su justo momento. Inteligencia divina actuando en nuestras vidas para que todo salga siempre para mejor bien, sin precipitaciones.
Bezozoss, chica llena de certeza y belleza.

Felicitas dijo...

Creo firmemente que es así, como tú dices, querida Fernandita, todo en su justo momento. Tendremos que aprender a esperar los momentos de Dios, porque a veces nos parece que tardan mucho...
Un abrazo y mil bezozozosss para ti.
;o)