30 nov. 2011

La Iglesia : playa de Dios

En la playa de esta vida, yo tan solo soy un granito de arena.






Pero un granito, taaaannn amado por Jesús que me hace sentir bien, ¡muy bien!!

Granito de arena, tú también, con Él, en Él y por Él hacia el Padre Eterno...
que, siendo granitos de arena, ¡nos quiere considerar hijos en el Hijo!

Taaaannntosss somos que formamos una playa inmensa de miles y miles de granitos que por la gracia de Jesucristo, venimos a ser hijos, hijos muy amados, hermosos, como Él, bienamados, bien-destinados a una vida de amor y paz, gozo y bienaventuranza que no tendrá fin...




Granito de arena, ¿te vas a considerar alguien importante?

No, prefiero quedarme en granito de arena, porque así, en la Iglesia, inmensa playa de Dios, recibiré el tierno Abrazo de las olas Divinas que me bañan y acercan al dulce mar de su Amor Infinito. ¡Ole!

29 nov. 2011

La alegría del Espíritu Santo





Lectura del santo evangelio según san Lucas 10, 21-24
En aquel tiempo, lleno de la alegría del Espíritu- Santo, exclamó Jesús:
- « ¡Te doy gracias, Padre, Señor del cielo y de la tierra, porque has escondido estas cosas a los sabios y a los entendidos, y las has revelado a la gente sencilla!
Sí, Padre, porque así te ha parecido bien.
Todo me lo ha entregado mi Padre, y nadie conoce quién es el Hijo, sino el Padre; ni quién es el Padre, sino el Hijo, y aquel a quien el Hijo se lo quiere revelar.»
Y volviéndose a sus discípulos, les dijo aparte:
- «¡Dichosos los ojos que ven lo que vosotros veis! Porque os digo que muchos profetas y reyes desearon ver lo que veis vosotros, y no lo vieron; y oír lo que oís, y no lo oyeron.»

Ese día estabas contento, Jesús. ¡Qué alegría poder verte así! Feliz porque tu Padre es misericordioso y revela sus secretos a los pequeños y sencillos de corazón. Todo lo contrario que ocurre en este mundo nuestro en el que sólo los que se creen grandes, especiales y afortunados pueden llegar a ser depositarios de supuestos secretos, todos ellos siempre encaminados hacia la obtención de dinero, poder o placer...
También nosotros hubiéramos deseado poder verte con nuestros ojos en tu presencia humana, Señor Jesús, más esperamos en Ti. Sí, esperamos que algún dia, cuando Tú quieras podremos, al fin, verte, abrazarte, besarte y darte las gracias por todo tu Amor, Entrega y Ternura de padre hacia nosotros. ¡Gracias, Señor, por alegrarte siempre con nuestro bien!

27 nov. 2011

Agua que fluyes



Hermana Agua, 
qué fresca bajas, por las laderas escarpadas de esta vida,
¡admiro mucho tu inmensa y ductil despedida!
¡yo quiero ser como tú gozosa!
y poderosa renovadora,
y alegrar mi alma,
siéndote tierra germinadora.
¡Hazme el favor, Buena Señora!

25 nov. 2011

Vida


 ¡Qué lento el ascenso!
¡Qué breves los avances!
No desoigo aquestos lances,
que de siempre me circundan,
¡Qué tu Mano me ampare,
y en la muerte me salvare! Amén.

23 nov. 2011

Haré descender la lluvia a su tiempo



Exhala tu perfume, hermosa mía,
que la lluvia te solicita en este dia,
devuélvele a tu Rey lo más preciado,
ofrécete en esencia a tu enamorado.

Despliega tu belleza que a él le encanta,
rodéale de ternura y delicadeza,
te espera con gran premura y del todo santa,
confíate en sus manos, ¡tu gran certeza!

22 nov. 2011

Oh, Padre


¡Qué impresionantes tus obras, Señor Dios, Verbo Eterno, Sabiduría encarnada!


¡Qué bellas Tus Manos que todo lo preparan para el gozo del hombre, porque nos amas con toda la Potencia que te caracteriza!


¡Qué sentimiento tan grato de cobijo siente el humano ante todas tus grandezas, oh Altísimo, cuando sabe que Tú, el Eterno Tú, le amas con amor misericordioso y le esperas como un buen padre para que retorne al hogar de su Corazón amante!


¡Quiero ser parte de tu Obra creadora y salvadora, totalmente consciente de quien Tú eres y de quien yo, pecadora, soy! 

¡Porque eres Padre, porque eres Amor, porque eres Dádiva constante para el hombre, hijo muy amado en el HIjo!

¡Alabado, amado, servido y adorado seas por los siglos eternos. Amén!

21 nov. 2011

Pedagogía Divina


A veces, Señor, pierdo todo apoyo y quedo al albedrío del acaecer diario. Es entonces cuando claramente me muestras mi pequeñez y mi pecado. Es entonces cuando debo bajar la cabeza, ante Ti y decirte: Ten piedad, Señor, de mí que soy una gran pecadora.
Gracias por hacerme palpar mis miserias y limitaciones: ¡Así te necesito más, mucho más de lo que yo pensaba! Gloria a Ti, Señor Jesús, por los siglos eternos.

20 nov. 2011

Jesucristo Rey del universo


Cuando venga el Hijo del hombre, ¿encontrará fe en la tierra?

Antes de que Abraham fuera, Yo Soy.

Y pondrá las ovejas a su derecha y los cabritos a su izquierda.


 Porque el Padre y Yo somos uno.

Si no creéis por mis palabras, creed, al menos, por mis obras, que son las obras que el Padre me ha encomendado realizar.



Nosotros hemos creído que Tú eres el Mesías enviado por Dios y nos unimos a Ti en el amor y la fe en tu Persona. Danos tu Gracia y tu Auxilio para que no caigamos en tentación y no te abandonemos nunca, Señor Dios y Rey nuestro.  Amén.


19 nov. 2011

Misericordia quiero y no sacrificios

  • Sed misericordiosos como vuestro Padre es misericordioso

Evangelio según San Lucas, 6, 36

  • Antes bien, amad a vuestros enemigos, y haced bien, y prestad no esperando nada a cambio, y vuestra recompensa será grande, y seréis hijos del Altísimo; porque El es bondadoso para con los ingratos y perversos.

Evangelio según San Lucas, 6, 35
  • Sed, pues, imitadores de Dios como hijos amados.

Efesios 5:1

  • Pero la sabiduría de lo alto es primeramente pura, después pacífica, amable, condescendiente, llena de misericordia y de buenos frutos, sin vacilación, sin hipocresía.

Santiago 3:17 

  

17 nov. 2011

Del santo evangelio según san Lucas 19, 41-44






En aquel tiempo, al acercarse Jesús a Jerusalén y ver la ciudad, le dijo llorando:

-« ¡Si al menos tú comprendieras en este día lo que conduce a la paz!
Pero no: está escondido a tus ojos.

Llegará un día en que tus enemigos te rodearán de trincheras, te sitiarán, apretarán el cerco, te arrasarán con tus hijos dentro, y no dejarán piedra sobre piedra.

Porque no reconociste el momento de mi venida.»



¡Señor, cuántas veces he desoído tu voz y te he desatendido cuando venías a ayudarme!
¡Perdón, Señor, mil veces perdón!
Ayúdame a corresponderte como Tú deseas. ¡Dame, Señor, para que pueda darte!
Amén.

14 nov. 2011

¡Señor, haz que vea!






Lectura del santo evangelio según san Lucas 18, 35-43


En aquel tiempo, cuando se acercaba Jesús a Jericó, había un ciego sentado al borde del camino, pidiendo limosna.

Al oír que pasaba gente, preguntaba qué era aquello; y le explicaron:
-«Pasa Jesús Nazareno.»

Entonces gritó:
-«¡Jesús, hijo de David, ten compasión de mí!»

Los que iban delante le regañaban para que se callara, pero él gritaba más fuerte:
-«¡Hijo de David, ten compasión de mi!»

Jesús se paró y mandó que se lo trajeran.

Cuando estuvo cerca, le preguntó:
-«¿Qué quieres que haga por ti?»

Él dijo:
-«Señor, que vea otra vez.»

Jesús le contestó:
-«Recobra la vista, tu fe te ha curado.»

En seguida recobró la vista y lo siguió glorificando a Dios.
Y todo el pueblo, al ver esto, alababa a Dios.


¡ Jesús, Señor, que vea otra vez ! ¡Qué logre siempre verte en todo cuanto me rodea, en mis familiares, amigos y conocidos. En las penas y las alegrías diarias. ¡Qué Te vea, Señor!
¡Qué sea capaz de verTe siempre!
¡Qué te veamos, Señor, tus seguidores en medio de este mundo descristianizado! ¡Qué sepamos verTe en el hermano necesitado, en el que llora, el que calla, el que espera una gota de comprensión, el que Te necesita y no lo sabe, el que acude a nosotros para enseñarnos y en verdad precisa que le abran los ojos, en todos los que andan sin acordarse de Ti para nada...
¡Que este mundo vea que Tú eres nuestro Bien, nuestro Señor, nuestra Libertad y nuestro Amor para siempre! ¡Qué todos vean y queden liberados de las cadenas de la esclavitud del pecado, el horror y la sangre que hiede en nuestros abortorios, en los antros de impureza que pululan en nuestras ciudades, mal llamados paraisos y no son más que cárceles encubiertas en las que se aherrojan  pesos inhumanos  que se arrastran dia y noche hasta caer en desesperación...
¡Qué veamos, Señor! ¡Qué veamos de nuevo! Amén.

11 nov. 2011

Madre




La más bella flor, llena de fragancia exquisita que asciende 
hasta Aquel que hace sus delicias, es santa María.
A ti, Señora, nuestro reconocimiento y gratitud 
por tu continuado fiat al designio de Dios.
A ti, en este dia, entregamos todo cuanto somos y tenemos.
A tus pies nos ponemos, esperando tu Bendición y Gracia. Amén.


10 nov. 2011

¿Dónde está el Reino de Dios?





El Reino de Dios está dentro de vosotros


9 nov. 2011

Poderío de Jesucristo




Jesús contestó:
-«Destruid este templo, y en tres días lo levantaré.»


Este es mi Rey y Señor y yo, como pequeña oveja de su rebaño, lo amo y lo adoro y pongo toda mi vida en Sus Manos. Confío en Ti, Jesús porque Tú eres mi Salvador. Amén.

8 nov. 2011

El testimonio de Juan, testigo directo de Jesucristo





Lo que existía desde el principio,lo que hemos oído,
lo que hemos visto con nuestros ojos,
lo que hemos contemplado
y lo que hemos tocado con nuestras manos
acerca de la Palabra de Vida,
es lo que os anunciamos.

Porque la Vida se hizo visible,
y nosotros la vimos y somos testigos,
y os anunciamos la Vida eterna,
que existía junto al Padre
y que se nos ha manifestado.

Lo que hemos visto y oído,
os lo anunciamos también a vosotros,
para que viváis en comunión con nosotros.

Y nuestra comunión es con el Padre
y con su Hijo Jesucristo.

Os escribimos esto
para que nuestra alegría sea completa.

7 nov. 2011

La Palabra del Señor


 
Los apóstoles le pidieron al Señor:

-«Auméntanos la fe.»

El Señor contestó:

-«Si tuvierais fe como un granito de mostaza, diríais a esa morera:
"Arráncate de raíz y plántate en el mar."
Y os obedecería.»


  ¡Aumenta nuestra fe, Señor!

3 nov. 2011

San Martín de Porres





El santo mulato nació en Lima en 1579 de padre español y madre panameña. De caballero y mulata nació el santo. Tardó su padre en reconocerlo pero al final asintió, teniendo de todas formas que partir dejando al pequeño al cuidado de su madre. Son misteriosos los caminos del Señor: no fue sino un santo quien lo confirmó en la fe de sus padres. Fue Santo Toribio Mogrovejo, segundo arzobispo de Lima y actual patrono del Episcopado Latinoamericano, quien hizo descender el Espíritu sobre su moreno corazón, corazón que el Señor fue haciendo manso y humilde como el de su Madre. 

Martín aprendió el oficio de barbero y también algo de medicina. El muchacho era inteligente, y fue tal su amor por los hermanos que no tardó en aprender para poderlos servir mejor. Desde niño sentía predilección por los enfermos y los pobres en quienes reconocía sin duda el rostro sufriente de su Señor. A los quince años la gracia recibida y el ardor por vivir más cerca de Dios en servicio completo a sus hermanos humanos lo impulsó a pedir ser admitido como donado en el convento de los dominicos que había en Lima.

Pronto la virtud del moreno dejó de ser un secreto. Su servicio como enfermero se extendía desde sus hermanos dominicos hasta las personas más abandonadas que podía encontrar en la calle. Su humildad fue probada en el dolor de la injuria, incluso de parte de algunos religiosos dominicos. Incomprensión y envidias: camino de contradicciones que fue asemejando al mulato a su Reconciliador. En 1603 le fue concedida la profesión religiosa y pronunció los votos de pobreza, obediencia y castidad. Hombre de gran caridad, unía a su incesante oración las penitencias más duras. Era mucho el amor, eran poco el sueño y la comida, lo sostenía la oración, la infinita misericordia de Dios. Es muy probable que haya conocido a Santa Rosa de Lima. El Señor tiene sus caminos, y los tuvo de dolor y alegría para nuestro mulato. Así nos ama el Señor, como a su Madre.

La virtud del santo, su intensa vida espiritual, sostenían su entrega, pero sin duda alguna, aquello que más recuerda el pueblo de Lima son sus numerosos milagros. A veces se trataba de curaciones instantáneas, en otras bastaba tan sólo su presencia para que el enfermo desahuciado iniciara un sorprendente y firme proceso de recuperación. Muchos lo vieron entrar y salir de recintos estando las puertas cerradas. Otros lo vieron en dos lugares distintos a un mismo tiempo. Todos, grandes señores y hombres sencillos, no tardaban en recurrir al socorro del santo mulato: "yo te curo, Dios te sana" decía Martín con grande conciencia del inmenso amor del Señor que ha gustado siempre de tocar el corazón de los hombres con manos humanas.

Enfermero y hortelano herbolario, Fray Martín cultivaba las plantas medicinales que aliviaban a sus enfermos. Su amor humilde y generoso lo abarcaba todo: su amabilidad con los animales era fruto de su inmenso amor por el Creador de todas las cosas. El pueblo de Lima venera hoy su dulce y sencilla imagen, con su escoba en la mano dando de comer, de un mismo plato, a perro, ratón y gato.

Tras una vida de honda respuesta a la gracia de Dios, de intensa y perseverante entrega vividas al calor de la caridad y el sacrificio, ya a los sesenta años de edad, Fray Martín cayó enfermo y supo de inmediato que había llegado la hora de encontrarse con el Señor. El pueblo se conmovió, y mientras en la calle toda Lima lloraba, el mismo virrey fue a verlo a su lecho de muerte para besar la mano de quien decía de sí mismo ser un perro mulato, tal era la veneración que todos le tenían. Poco después, mientras se le rezaba el credo, besando el crucifijo con profunda alegría, el santo partió. Pero esta partida no lo alejó de su pueblo quien esperanzado le reza a diario aguardando su tierna intercesión y agradeciendo sus milagros. Fray Martín de Porres, el mulato "santo de la escoba" fue canonizado el 6 de mayo de 1962 por el Papa Juan XXIII.

( www.arzobispadodelima.org)


Querido San Martín, que aprendamos a ser manos, humildes y misericordiosos como lo fuiste siempre tú mientras estuviste en esta vida mortal. Amén.

2 nov. 2011

Madre


Madre mía fuiste y me cuidaste con entrega,
hoy me dicen que me queda este triste recordar,
no, no quiero, ¡ ella vive ! no creéis en mi espera,
más yo sé que un dia pronto sonriente la veré.

A Dios pido que así sea,
no concibo vida nueva 
sin hallarme agradecida,
para siempre a su vera. Amén.

1 nov. 2011

Fiesta de todos los santos



Lectura del libro de Apocalipsis 7, 2-4, 9-14.

 
Luego vi a otro Ángel que subía del Oriente y tenía el sello de Dios vivo; y gritó con fuerte voz a los cuatro Ángeles a quienes había encomendado causar daño a la tierra y al mar: "No causéis daño ni a la tierra ni al mar ni a los árboles, hasta que marquemos con el sello la frente de los siervos de nuestro Dios." Y oí el número de los marcados con el sello: ciento cuarenta y cuatro mil sellados, de todas las tribus de los hijos de Israel.

Después miré y había una muchedumbre inmensa, que nadie podría contar, de toda nación, razas, pueblos y lenguas, de pie delante del trono y el Cordero, vestidos con vestiduras blancas y con palmas en sus manos. Y gritan con fuerte voz: "La salvación es de nuestro Dios, que está sentado en el trono, y del Cordero." Y todos los Ángeles que estaban en pie alrededor del trono de los Ancianos y de los cuatro Vivientes, se postraron delante del trono, rostro en tierra, y adoraron a Dios diciendo: Amén. Alabanza, gloria, sabiduría, acción de gracias, honor, poder y fuerza, a nuestro Dios por los siglos de los siglos, Amén"
 
Uno de los Ancianos tomó la palabra y me dijo: "Esos que están vestidos con vestiduras blancas quiénes son y de dónde han venido?" Yo les respondí: "Señor mío, tu lo sabrás." Me respondió: "Esos son los que vienen de la gran tribulación; han lavado sus vestiduras y las han blanqueado con la Sangre del Cordero."