25 oct. 2011

Silencio



Silencio,
verdor,
brote de Amor,
la Luz, ¡qué belleza!
y su puro albor...

En la quieta soledad,
Te encuentro mucho mejor,
genuino y cristalino,
¡qué belleza!,
Divino Dador.

4 comentarios:

NIP dijo...

Buenos días Felicitas. ¡Bellísimo!. Los claustros son ventanas abiertas al mundo en el corazón del paseo interior donde entran toda clase de sonidos y trinos hermosos como tu poesía-oración para ver que es bueno y que una vez ordenados en silencio, desde nuestro interior brota el amor que nos habita y purifica.un abrazo.

Felicitas dijo...

Son ventanas abiertas, como nuestros ojos, que si están sanos, ven la belleza que la Mano creadora hizo y gozan con cada detalle de su Fino Amor.
El silencio nos recoge, nos ordena nuestro interior, como tú dices, y ese renovado orden ilumina la estancia, que ya limpita, nos permite percibir nuevos matices de Su Presencia benéfica en nosotros y en el mundo.
¡Gracias por tu comentario, Nip!
Un abrazo.
:)

lourdes dijo...

gracias por este hermoso compartir Silencio en el silencio encuentro lo que las criatura no pueden dar sabe cuando camino por el claustro siento que el silencio de DIOS me envuelve descubrir el sielencio en el alma en el claustro en todo lo que hace siente como la mano de Dios te vuelve cuando el claustro esta nublado siento que es Dios y deesa manera llega al alma sin hacer ruido y lo llena todo el silencio es hermoso cuando trabajamos con ÉL y en ÉL se dilata el almaal abismarseen la grandeza de Dios el silencio hace descansar al alma en todo momento que decir del silencio si algo que vivo muy unidas en oración y un abrazo gracias

Felicitas dijo...

Sólo Jesucristo puede darnos esa vivencia del Amor de Dios, ese saber que él todo lo puede y nos ama con todo ese poder al servicio de su infinito Amor. Nadie salvo él nos salva, nos da vida eterna, nos regenera, nos sana, nos santifica y deifica. Sólo Jesús. Dios solo.
Un abrazo, preciosa.
:)