6 oct. 2011

Él en mí y yo en Él


Cuanto más yo soy en Él,
más Él es en mí.

En la Misa, yo Le como,
y Él me come para
transformarme en Él.

En criatura nueva, a imagen del Resucitado.Vida nueva inmortal, que aún no percibo en plenitud,
pero que noto en mí por los frutos que lentamente va dando.

Son frutos imposibles a la naturaleza caída, porque surgen de una materia "asumida" por Dios mismo.
La Gracia ( o Fuerza ) de Jesús me rescata de todas mis actuales limitaciones, empezando por la muerte y el pecado y con ellos de todas sus consecuencias pasadas, presentes y futuras.

Todo es Gracia y " Dios vio que todo era bueno."

7 comentarios:

lourdes dijo...

Cuanto más yo soy en Él,
más Él es en mí.Gracias creo que esta frase dice todo cuando celebramos la eucarístia todos los dia ocurre el milagro más grande que ÉL se da a nosotros para hacerno un ÉL unidas en oración y un abrazo

NIP dijo...

Buenas tardes felicitas. Una meditación eucarística muy viva, intensa y llena de aromas de incienso.¡Enhorabuena! Sin comillas, Dios se sume en ella ma como consumo sacerdotal.Un abrazo.

Angelo dijo...

A mi todavía el hombre viejo no me deja decir muchas cosas. Cuento con tu oración para que sepa desprenderme de una vez de su compañía. Un abrazo

Fernanda dijo...

Ahhh, Sabía que vives la Eucaristía de un modo muy intenso, pero no creía que el canibalismo tuviese nada que ver con esto...

Que no, que es broma. Bonito y expresiva imagen de tu vivencia.

Bezoozos!!

Felicitas dijo...

Es la Eucaristía, queridísma Lourdes, la vivencia más impactante del dia a dia del cristiano católico, el acto de amor más profundo y total que pueda existir. ¡Somos amados por Dios hasta la médula y más allá! Es verdaderamente alucinante.
Un abrazo en oración, hermana.
;O)

He meditado tu frase : "Dios se sume..." y de poco que no echo a volar...Me has dejado sin palabras.
Dios te guarde en todo momento y lugar.
Gracias de corazón.
Un abrazo.
;O)

Querido Angel, a mí me pasa lo mismo que a ti, pero recuerda que el Poder de nuestro Dios es infinito. Él sí que puede con tu pecado, cuando veas que tú no puedes. ¡Cree que Él puede por ti! No lo has de hacer tú, sino Él en ti y contando con tu voluntad bien adherida a la Suya.
Perdona.
Un abrazo bien fuerte en el Señor.
;O)

Fernanda, te voy a estirar del moño... Esa viviencia mía, Dios desea fervientemente que también sea tuya, querida amiga del alma. ¡No lo olvides! Él desea unirse, por el Amor, a ti y colmarte de Sus Dulzuras en la Eucaristía.
¿Le vas a dejar esperándote?

Bezozozosss!!

Miriam dijo...

Al hilo del comentario de Fernanda, un niño de catequesis me preguntaba si eramos vampiros porque en la comunión tomabamos sangre... uff
y sobre la entrada... que gran don el de la Eucaristía. Solo a Dios se le podía ocurrir semejante maravilla y consuelo

Felicitas dijo...

Me gustaría saber qué le contestaste tú al niño preguntón. Realmente es un Misterio tan maravilloso que sin los ojos de la Fe, no se puede comprender mínimamente.
Un besazo y gracias por tus comentarios.
:)