22 sept. 2011

¡Queremos!





Y decía San Juan Bautista:

 " Es preciso que Él crezca y que yo disminuya.

El que viene de ARRIBA está por encima de todos.

El que es de la tierra habla de la tierra.

El que viene del Cielo, da testimonio de lo que ha visto y oído allí,
y su testimonio nadie lo acepta.
El que acepta su testimonio
certifica que Dios es veraz.

Porque Aquel a quien Dios ha enviado, HABLA LAS PALABRAS DE DIOS,
porque da el Espíritu sin medida.

El Padre ama al Hijo
y ha puesto TODO en sus manos.

El que cree en el Hijo tiene vida eterna.

El que rehúsa creer en el Hijo, no verá la vida, sino que la cólera de Dios permanece en él."


Señor, queremos conocerte mejor, queremos ser tus amigos de verdad. Queremos seguirte y escuchar día tras otro esas tus palabras que nos hablan de tu Padre que es misericordioso y quiere ser nuestro Padre también. Queremos pedirte que nos des también a nosotros ese tu Espíritu, el que das sin medida, para que con su Luz logremos comprender y hacer nuestras todas tus intenciones, todos tus deseos, todo tu sentir y tu ser.
¡Apiádate de nuestra pequeñez, Señor misericordioso y haznos verdaderos discípulos tuyos! Amén.

4 comentarios:

lourdes dijo...

Es preciso que Él crezca y que yo disminuya. ha sido siempre una frase que ha acompañado toda mi vida cuando era joven en un momento dificil de mi vida hoy esta lectura que calo tanto dentro de mi que fue la frase que me ha ayudado ha levantarme cuando llegan esos momento que quieres rendirte simpre me lo digo ÉL tiene que crecer en mi y yo desaparecer para ser un ÉL mil gracias por este hermoso compartir lleno de vida unidas en oración y un abrazo

Margalida dijo...

Queremos pedirte que nos des también a nosotros ese tu Espíritu, el que das sin medida, para que con su Luz logremos comprender y hacer nuestras todas tus intenciones, todos tus deseos, todo tu sentir y tu ser. ¡Es precioso!

Hace unos días escuché una explicación de la comunión completamente al revés de como yo la entendía.
Según entendí decía que al comulgar no es que nosotros cojamos a Jesús, es que Jesús nos coge a nosotros para ser uno con Él.

Theo dijo...

Hola.Yo también quiero conocerte mejor Señor.Gracias.

Felicitas dijo...

¡Cómo me alegra todo cuanto me dices, querida Lourdes! El Señor te ama muchísimo y te quiere muy santa. Estoy segura. Gracias por estar aquí, con nosotros todos.
Un abrazo, hermana.

Es interesante lo que cuentas, querida Margalida. Yo también he escuchado ese comentario relativo a la comunión y también el que dice que nosotros comemos a Jesús y Él nos come a nosotros, bien entendida la cosa, claro. Por el Amor tan grande que nos tiene, Jesús viene a habitar en nuestro centro más íntimo y a llenarlo de su Gracia y Luz, transformándonos de pecadores a santos e imágenes hermosas del Hijo de Dios hecho hombre en cada uno de nosotros. Es un Misterio maravilloso, como todas las cosas de allá arriba.¡Qué felicidad nos espera!
Un abrazo y muchos petons!
;O)

Querido Theo, bienvenido de nuevo a mi blog. ¡Qué gozo ver ese tu deseo de conocer mejor al Maestro! ¡Cuánta alegría le causas con esos tus deseos santos!
Que Él te guarde y te lleve de la mano siempre.
Un abrazo.
:O)