14 ago. 2011

Vivir en cristiano



Entre el fuego y el hielo,
buscando el camino del medio,
que en el fondo conduce al Cielo,
y es de los males buen remedio.

Sabiduría que adiestras bien despacito al hombre,
mientras él siente que pierde tontamente el tiempo,
tú vas trabajando por dentro,
aquilatándole lento, ¡oh,divino alimento!

Saber esperar el momento,
aunque mil años pasaran,
es ciencia de un viejo lamento,
que habita del alma en sedimento.

La larga espera exaspera,
¡la vida es corta y se marcha!
Templa el deseo en Silencio,
y modera el afán la llantera.

El acero sin fuego es hierro,
que pronto corrompe su crianza,
más si lo queman en vivo,
¡bien presto será buena lanza!

2 comentarios:

NIP dijo...

Buenos días Felicitas, ¡Qué belleza más profunda! Un abrazo.

Felicitas dijo...

Las cosas del Altísimo siempre nos llevan a más entrega y más hondura. ¡Qué bueno que con Dios nunca lleguemos al límite!
Semper altius.
Un abrazo, amigo.
;O)