18 ago. 2011

¡No os avergoncéis del Señor!









El Papa llega a JMJ Madrid: Pide a jóvenes no avergonzarse de Dios

MADRID, 18 Ago. 11 / 05:41 am

En su discurso en la ceremonia de bienvenida en el aeropuerto internacional de Barajas adonde llegó minutos antes de las 12 (hora local) para participar en la Jornada Mundial de la Juventud (JMJ) Madrid 2011, el Papa Benedicto XVI alentó a los jóvenes a que, ante las dificultades "que nada ni nadie os quite la paz; no os avergoncéis del Señor".

En su discurso, el Santo Padre agradeció a los organizadores, a las familias e instituciones de Madrid y señaló que "vengo aquí a encontrarme con millares de jóvenes de todo el mundo, católicos, interesados por Cristo o en busca de la verdad que dé sentido genuino a su existencia".









"Llego como Sucesor de Pedro para confirmar a todos en la fe, viviendo unos días de intensa actividad pastoral para anunciar que Jesucristo es el Camino, la Verdad y la Vida. Para impulsar el compromiso de construir el Reino de Dios en el mundo, entre nosotros. Para exhortar a los jóvenes a encontrarse personalmente con Cristo Amigo y así, radicados en su Persona, convertirse en sus fieles seguidores y valerosos testigos".

El Santo Padre cuestionó luego: "¿Por qué y para qué ha venido esta multitud de jóvenes a Madrid? Aunque la respuesta deberían darla ellos mismos, bien se puede pensar que desean escuchar la Palabra de Dios, como se les ha propuesto en el lema para esta Jornada Mundial de la Juventud, de manera que, arraigados y edificados en Cristo, manifiesten la firmeza de su fe".

"Muchos de ellos han oído la voz de Dios, tal vez solo como un leve susurro, que los ha impulsado a buscarlo más diligentemente y a compartir con otros la experiencia de la fuerza que tiene en sus vidas".

Este descubrimiento del Dios vivo, continuó el Papa, "alienta a los jóvenes y abre sus ojos a los desafíos del mundo en que viven, con sus posibilidades y limitaciones. Ven la superficialidad, el consumismo y el hedonismo imperantes, tanta banalidad a la hora de vivir la sexualidad, tanta insolidaridad, tanta corrupción".

"Y saben que sin Dios sería arduo afrontar esos retos y ser verdaderamente felices, volcando para ello su entusiasmo en la consecución de una vida auténtica".

Con Cristo a su lado, dijo luego, "tendrán luz para caminar y razones para esperar, no deteniéndose ya ante sus más altos ideales, que motivarán su generoso compromiso por construir una sociedad donde se respete la dignidad humana y la fraternidad real".










El Pontífice señaló luego que "la Jornada Mundial de la Juventud nos trae un mensaje de esperanza, como una brisa de aire puro y juvenil, con aromas renovadores que nos llenan de confianza ante el mañana de la Iglesia y del mundo".

Ante las dificultades que plantea el mundo de hoy como los problemas para encontrar un empleo digno, las drogas, la discriminación o el acoso que sufren los creyentes queriendo apartarlos de Dios, el Papa se dirigió a los jóvenes "con todas las fuerzas de mi corazón: que nada ni nadie os quite la paz; no os avergoncéis del Señor. Él no ha tenido reparo en hacerse uno como nosotros y experimentar nuestras angustias para llevarlas a Dios, y así nos ha salvado".

"En este contexto, es urgente ayudar a los jóvenes discípulos de Jesús a permanecer firmes en la fe y a asumir la bella aventura de anunciarla y testimoniarla abiertamente con su propia vida. Un testimonio valiente y lleno de amor al hombre hermano, decidido y prudente a la vez, sin ocultar su propia identidad cristiana, en un clima de respetuosa convivencia con otras legítimas opciones y exigiendo al mismo tiempo el debido respeto a las propias".

En la parte final de su discurso recordó las raíces cristianas de España, un "gran tesoro que ciertamente vale la pena cuidar con actitud constructiva, para el bien común de hoy y para ofrecer un horizonte luminoso al porvenir de las nuevas generaciones".

Finalmente saludó a los jóvenes venidos de todo el mundo y confió el encuentro "a la Santísima Virgen María, y a la intercesión de los santos protectores de esta Jornada, pido a Dios que bendiga y proteja siempre a los hijos de España. Muchas gracias".



(http://www.aciprensa.com)

2 comentarios:

José dijo...

Te propongo, Serviam, que habites en tu blog el gadget que facilita el poder compartir en redes sociales como twitter y facebook tus entradas, porque la verdad esque me gustaría compartirlas con mis seguidores en twitter!

Felicitas dijo...

Uy, José, muchas gracias. Voy a ver si soy capaz de hacer eso...
Un abrazo, amigo.
¡Dios te guarde!
;O)