6 jul. 2011

Saberse amado de esta manera



Comemos a menudo a Jesús en la santa Eucaristía y ya sabéis que " el que me come, vive por Mí ".

Dios uno y trino, en Jesús, nos habita, llenándonos de su Luz, Sabiduría y Amor e insuflándonos el Bien en todas sus manifestaciones.

Este es el secreto de la felicidad del hombre: que Dios lo habite por el Amor, llenando su existencia de gozo y sentido trascendente, aún en medio de padecimientos.

Su Amor permanece para siempre en aquellos que le aman.

3 comentarios:

gosspi dijo...

Desde la soledad que experimento cuando espero cosas que no llegan como las necesito, veo que El me espera.....diciendome que no tenga miedo y que El es siempre Fiel. Me hace entrar en la oracion a destiempo y recomenzar desde el principio sin mirar atrás. Siempre en la Esperanza.

Gran Visigoda dijo...

Tener la seguridad de que el nos Ama sin limites nos ha de hacer fuertes , nos ha de llenar el corazón de confianza, si Él nos ama ¿a que temer?.
Un abrazo.

Felicitas dijo...

¡ESa experiencia tuya de Jesús es tan hermosa, querida Gosspi!
El mundo se empeña en mostrarnos la cara más desesperante de esta vida, pero Él sabe llamarnos aparte y decirnos con suave voz: ¿Acaso no cuentas Conmigo ya?
Un abrazo, preciosa.
;O)

Eso es lo que Él precisa de nosotros, Visigoda, nuestra incondicional confianza en Él, al estilo de Santa María, al estilo de los santos, contra viento y marea, como Abraham, dispuesto a darle el único hijo que tenía, por Su Palabra.
Un abrazo, linda. Cuídate.
;O)