9 jul. 2011

La montaña del encuentro


Es la montaña, que de nuevo nos llama
con su imponente estampa.

Estática mira nuestro pobre avanzar,
esa imperceptible trampa, que nos mantiene tensados
y al deber amarrados, y con un hondo penar.

Se hace larga la espera,
en este valle de lágrimas,
si el hombre volar pudiera...
¡y abriendo alas subiera,
hasta alcanzar bella altura! ...

¡y allí quieto y atento,
tu Paso esperara inmerso
en una gozosa premura!

4 comentarios:

Angelo dijo...

Basta contemplar la fotografía que nos ofreces para trasladarme a esas alturas; esas que nos acercan al creador, donde nos habla de su omnipotencia, belleza y amor.
Un abrazo

lourdes dijo...

si el hombre volar pudiera...
¡y abriendo alas subiera,
hasta alcanzar bella altura! ... MIL gracias por este compartir hermosa foto de entrada me ha gustado mucho gracias, Sabe los amigos no se ausenta siempre estan aunque no se pronuncie gracias a ti amiga por todo muy unidas en oración y un abrazo

Escritos en tu nombre dijo...

Waww... que lindo.

Ha sido un placer leerte. Que pequeños somos, ante la majestad de la creación.

Buen domingo.

Isabel

Felicitas dijo...

ES que tú haces trampa, Angel, porque tú ya tienes alas! ¡Pillín!
Un abrazo.
;O)

Gracias, querida Lourdes, muchas gracias.
Un beso.
;O)

Hola Isabel, muchas gracias por tus amables palabras. Un placer recibir tu visita.
Un abrazo.
;O)