4 jul. 2011

Corazón de Cristo



Jesús desea ardientemente estar con cada uno de nosotros, en la intimidad de la oración.

Porque nos ama infinitamente, nos ama con todo Su Corazón.

Somos uno con Él y Él nos sostiene en todo momento.

Está siempre con nosotros y así quiere que lo creamos, a pies juntillas.

Tengámoslo por seguro y sentiremos Su Liberación interior.

Estamos llamados a ser como Él y para ello tan sólo tenemos que dejarle hacer en nosotros Su Obra. Así veremos Sus Maravillas en nuestra vida y en la iglesia, de la que formamos parte.

6 comentarios:

Miriam dijo...

Nos ama infinitamente... eso tiene que ser una pasadaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa
Me ha gustado lo de ver sus maravillas en nuestra vida y en la iglesia. Incluyendo a la iglesia que tanta gente no aprecia y sin embargo es también de Cristo.

Monja de Clausura Orden de Predicadores dijo...

Mi querida Felicitas, aún estoy avisando a los amigos, pásate por mi blog a recoger un premio con motivo de mi cumpleaños que espero que te guste.Siempre viviendo en los latidos del corazón ce cristo

Te dejo mi ternura
Sor.Cecilia

José dijo...

Me ha gustado muchísimo está "reflexión". Le felicito.

Rosario dijo...

Estamos llamados a ser como Él y para ello tan sólo tenemos que dejarle hacer en nosotros Su Obra.

Que preciosa entrada.
Saludos.

Felicitas dijo...

La iglesia somos todos los que creemos y amamos a Jesús, querida Miriam, por eso cada acto nuestro repercute en ella, para bien o para mal, según sea el acto. Somos cuerpo místico de Cristo y así Él nos une a Él y nos santifica.
¡Es un invento genial de nuestro Dios!
Besos,
;O)

¡Muchas gracias, Sor Cecilia, eres un sol de persona!
Un abrazo bien fuerte.
;O)

Muchas gracias, JOsé. Me alegro mucho de que te haya gustado. ¡Cuidate mucho y déjate cuidar por Jesús que tanto te ama!
Un abrazo.
;O)

Hola, Rosario. ¡Ojalá, con Su Gracia, lo consigamos bien pronto, hermana! REcemos la una por la otra.
Besos
;O)

NIP dijo...

Buenas noches. Que me diga quien esta entrada leyera que no le arde y estalla el corazón en amor por nuestro Señor.Un abrazo.