12 jun. 2011

Veni Sancte Spiritus !



Al llegar el día de Pentecostés, estaban todos reunidos en el mismo lugar. De repente, un ruido del cielo, como de un viento recio, resonó en toda la casa donde se encontraban. Vieron aparecer unas lenguas, como llamaradas, que se repartían, posándose encima de cada uno. Se llenaron todos de Espíritu Santo y empezaron a hablar en lenguas extranjeras, cada uno en la lengua que el Espíritu le sugería.

Se encontraban entonces en Jerusalén judíos devotos de todas las naciones de la tierra. Al oír el ruido, acudieron en masa y quedaron desconcertados, porque cada uno los oía hablar en su propio idioma. Enormemente sorprendidos, preguntaban:
- «¿No son galileos todos esos que están hablando? Entonces, ¿cómo es que cada uno los oímos hablar en nuestra lengua nativa?

Entre nosotros hay partos, medos y elamitas, otros vivimos en Mesopotamia, Judea, Capadocia, en el Ponto y en Asia, en Frigia o en Panfilia, en Egipto o en la zona de Libia que limita con Cirene; algunos somos forasteros de Roma, otros judíos o prosélitos; también hay cretenses y árabes; y cada uno los oímos hablar de las maravillas de Dios en nuestra propia lengua.»

Lectura del libro de los Hechos de los apóstoles 2, 1-11



¡Danos, Señor, tu Espíritu Santo y llénanos del Fuego de tu Amor!
¡Envía, Señor, tu Espíritu y renovarás la faz de la tierra!

" ¿Qué padre hay entre vosotros que, si su hijo le pide un pez, en lugar de un pez le da una culebra; o, si pide un huevo, le da un escorpión? Si, pues, vosotros, siendo malos, sabéis dar cosas buenas a vuestros hijos, ¡cuánto más el Padre del cielo dará el Espíritu Santo a los que se lo pidan!  "

¡Danos, Padre Bueno, tu Espíritu Santo!


Veni sancte Spiritus!

6 comentarios:

Gran Visigoda dijo...

Que el Espíritu Santo nos encuentre unidos y se derrame entero sobre nosotros inundando todo nuestro ser.
Un abrazo.

Rosario dijo...

Que el Espíritu Santo nos llene de su gracia.
Saludos.

Rafa dijo...

Que el Espíritu Santo nos transforme, nos quite los miedos y nos llene de su Amor.
Feliz Pentecostés!

lourdes dijo...

¡Danos, Señor, tu Espíritu Santo y llénanos del Fuego de tu Amor!
que el Espíritu de Dios te habite y derrame sobre ti sus dones que ÉL sea siempre tu guía se docil a sus voz gracias por el compartir en el blog sabe en la comunión es el momento donde Jesús se da es donde ocurre el gran milagro de amor saber que ÉL te transforma en ÉL que en tu sagre corre su sangre y que através de ti sigue amando muy unidas en oración y un abrazo muy especial en este dia QUE DIOS TE BENDIGA

Marian dijo...

¡FELIZ PENTECOSTÉS! MUY UNIDAS EN ESE
GRAN DÍA.¡VEN PADRE DE LOS POBRES!.
UN BESO HERMANA.
DIOS TE BENDIGA.

Felicitas dijo...

¡Me uno a tu deseo fervoroso, Visigoda, el cual me parece una maravilla!
Un abrazo, hermana.
:O)

Lo mismo te digo, Rosario, preciosa, que Él nos llene de su gracia y nos vacíe de nuestro pecado.
Un abrazo.
:O)


Fiat, querido Rafa, fiat, porque con miedos no podremos amar como Jesús lo desea. ¡Que nos llene de su Amor!
¡Feliz Pentecostés a ti también, hermano!
Un abrazo.
:O)

Como se nota, querida Lourdes, que tú lo vives eso muy profundamente, hermana. Gracias por tus bellísimas palabras que me han llegado al alma.
Un abrazo.
:O)

¡Y tanto, es el Padre de los pobres! Sintámonos pobres ante el Rico, que tiene todo lo necesario para darnos Vida ETerna. Sólo precisamos creerlo de verdad.
¡Qué grande es Dios!
¡Un abrazo, Marian!
:O)