18 jun. 2011

Domingo de la Santísima Trinidad




Lectura del santo evangelio según san Juan 3, 16-18

Tanto amó Dios al mundo que entregó a su Hijo único para que no perezca ninguno de los que creen en él, sino que tengan vida eterna.

Porque Dios no mandó su Hijo al mundo para juzgar al mundo, sino para que el mundo se salve por él.

El que cree en él no será juzgado; el que no cree ya está juzgado, porque no ha creído en el nombre del Hijo único de Dios.




Nos entregaste a Aquel a quien Tú más amas, sabiendo que lo íbamos a maltratar y matar, haciéndole padecer mucho.

Y lo hiciste para, con Él y en Él, darnos vida eterna, buen Padre.

¿Qué de bueno tenemos, Padre, para que tanto nos ames?

Tantas veces, a lo largo de la historia, te arrepentiste de habernos creado, y yo no te culpo por ello, pues hemos ofendido y lastimado tu Amor en innumerables ocasiones...

Pero llegó un momento, en que te prometiste a Tí mismo que no nos borrarías ya más del mapa , sino que nos entregarías lo más grande que Tú tienes: tu amado Hijo, Dios eterno como Tú.
Y así lo hiciste.

El que creyere en su Palabra, no será juzgado, porque no le enviaste para juzgarnos, sino para salvarnos del maligno.

El que no creyere en Él, ya está juzgado, porque no ha creído la Verdad de Dios mismo.
Trágica opción, pero no por ello, menos real.

Nos quejamos de falta de libertad, pero Dios nos ha hecho libres para elegir.
¡Qué honda responsabilidad tenemos!
¡Y qué poco conscientes somos de ello!

No sólo propongamos la Fe en Jesús, hermanos, exhortemos en todo momento a los que nos rodean, con nuestra vida, obras y palabra a acercarse y creer en Jesús, el Único que salva de verdad!

9 comentarios:

francisco Novo Alaminos dijo...

GRACIAS por animarme----
Siempre unidos...Un abrazo´´

!Ah tu otro blogg...¡Qué `preciosidad....! Ya te leeré pero poco a poco, mi mente no da para más aunque mi corazón le gana....si...

lourdes dijo...

Gracias, sabe a veces pienso que el Señor estan bueno que no pierde el tiempo llevando cuenta de nuestros pacedos ÉL sólo sabe amar por que es el amor feliz tarde muy unidas en oracón

lourdes dijo...

FELIZ DIA DE LA SANTISIMA TRINIDAD Que habite en ti con todas sus riqueza se siempre un templo vivó de la santisima trinidad unidas en oración y un abrazo

Gran Visigoda dijo...

"¿Que de bueno tenemos para que tanto nos ames?"
Eso me pregunto yo muchas veces... tan insignificante, tan de barro y sin embargo Él constante siempre amando y con su mano extendida... ¿Cómo no saltar de gozo y querer decirlo a todos?
Gracias por esta reflexión.
un abrazo.

Miriam dijo...

"exhortemos en todo momento a los que nos rodean, con nuestra vida, obras y palabra a acercarse y creer en Jesús, el Único que salva de verdad"
Que grande seria que todos conocieran el Amor que Dios nos tiene
Feliz día de la Stma Trinidad (bueno post-día)

Monja de Clausura Orden de Predicadores dijo...

Mi querida felicitas, en la Santisima trinidad que nos habita, vengo a decirte, que en mi blog hay un vídeo donde recito un poema a Cristo, me gustaría lo pudieses meditar y escuchar mi voz.
Gracias
Con ternura
Sor.Cecilia

NIP dijo...

Buenas tardes.
Pero tanto...¿eh?

Un abrazo.

NIP dijo...

¿Eres dominica?

Felicitas dijo...

¡De nada, querido Francisco, te mereces eso y mucho más!
El amor que tu pones en tus poemas, sólo puede pagarse con amor.
Cuídate mucho. NOs leemos.
Un abrazo.

:O)

Él sabe amar porque es el Amor Feliz, me dices. Sólo tú sabes decirlo tan bien, querida Lourdes.
Un abrazo, preciosa.
:O)

Eso deseo con todas mis fuerzas, hermana, ser un templo de la Santísima Trinidad en el que se la honre en todo momento.
Unidas en la oración.
Gracias.
;O)

¿Saltar de gozo, me dices, Visigoda? Yo quiero aprender de ti.
Un abrazo.
;O)

Pues tendremos que hablarles de Él, porque si callamos, hablarán las piedras del camino, querida Miriam.
Un abrazo, linda.
:O)

Voy a escucharte, Sor Cecilia.
Un abrazo cariñoso para ti.
;O)


Síiii, ¡¡¡¡tantoooooo!!!!!
Y aún más, siempre más, querido Nip...
Una vocación sensacional la de las dominicas, como Sor Cecilia, aunque esa no es la mía, ya lo sabes, pillín.

Un abrazo.
;O)