27 jun. 2011

Corpus Christi


¡Hoy ha sido tu dia, Jesús Sacramentado!
Hemos dicho tantas veces que te amamos, que se haga Tu Voluntad en nuestras vidas y luego...¿qué?

Pero Tú sigues aquí, a nuestro lado, no, aún mejor, EN NOSOTROS, porque Tu Amor Te traslada hacia nuestro centro más interior, en el que, con Tu Padre y Tu Espíritu Santo, venis a hacer estancia.

¡Qué suerte hemos tenido de venir a creer en Ti, Jesús! ¡Y cómo deseamos que todos lleguen a experimentar esta dicha tan grande!

Debemos seguir confiando mucho en Tu Amor, a pesar de las muchas dificultades que nos vamos encontrando en el camino, y también en la Asistencia de Tu Madre que tanto cuida de nosotros...




Te encomendamos de forma especial a tus amados sacerdotes, Jesús. ¡¡Sin ellos, no Te tendríamos!!
¡No puedo siquiera imaginar esta vida sin Tu Presencia Eucarística!

Es el Don de los dones y son ellos los llamados a ser administradores de la multiforme Gracia de Dios.

Bendícelos y protégelos de todo mal, libralos del maligno que de mil formas y con mil insidias los quiere apartar de Ti... No permitas que sean tentados por encima de sus fuerzas y asísteles con Tu Gracia especial para que permanezcan fieles a tu Llamada de Amor.



Que aprendan a refugiarse bajo el Manto Inmaculado de la Virgen, que tanto y tan bien vela por sus hijos predilectos, los sacerdotes. ¡Señora, asístelos en estos recios tiempos de prueba y persecución!

Oremos mucho por los sacerdotes de Jesucristo, para que sean fiel imagen de Cristo Sacerdote y encuentren en nosotros laicos el apoyo que necesitan en su labor evangelizadora, y no la acerba crítica destructora que en ocasiones se percibe en los ambientes de iglesia.

¡Gracias Señor por quedarte entre nosotros!
¡Gracias Señor por tus amados sacerdotes!

7 comentarios:

mar dijo...

Señor, Tu eres mi fuente donde calmo mi sed.
Un abrazo

Gran Visigoda dijo...

Que sepamos ser Custodias vivas de este Jesús entregado.
Y por y con los sacerdotes siempre , que sigan con su sí siendo puentes entre Dios y los hombres.
Un abrazo.

Felicitas dijo...

¿El mar calmando su sed en una fuente? ¡Qué imagen tan bonita, hermana!
Un abrazo.
;O)

custodias vivas de Jesús que se nos entrega por Amor... ¡Sublime vocación, querida Visigoda!
Volvamos a entregarle cuerpo, alma y vida al Amor de nuestros amores, de una vez, para siempre.
Un abrazo, hermana.
;O)

NIP dijo...

¡Quédate!
¡Márchate!
Pero
¡Nunca nos dejes!

Felicitas dijo...

Él nunca nos dejará, querido Nip. ¡Nunca! Tenlo por seguro. Nos ama demasiado.
:O)

Miriam dijo...

Cuida de nuestros sacerdotes, que son tus hijos, ellos cuidan de la familia de tu Hijo y te necesitan muuuuuuuuuuucho

Felicitas dijo...

¡¡Y taaaannntooooo!!
Un abrazo, linda.
:O)