7 may. 2011

Previsto antes de la creación del mundo

Queridos hermanos:

Si llamáis Padre al que juzga a cada uno, según sus obras, sin parcialidad,
tomad en serio vuestro proceder en esta vida.

Ya sabéis con QUÉ os rescataron de ese proceder inútil recibido de nuestros padres: no con bienes efímeros, con oro o plata, sino a precio de LA SANGRE DE CRISTO, el Cordero sin defecto ni mancha, previsto antes de la creación del mundo y manifestado al final de los tiempos por nuestro bien.

Por Cristo vosotros creéis en Dios, que lo resucitó de entre los muertos y le dio gloria, y así habéis puesto en Dios vuestra fe y vuestra esperanza.

(Lectura de la primera carta del apóstol san Pedro 1,17-21)


Y Santa María entra en esa Divina Previsión y Provisión del Cordero sin defecto ni mancha, el único capaz de quitar el pecado del mundo.

Veamos qué dice el Magisterio de la Iglesia:

" Santa María, por un singular privilegio, en previsión de los méritos de Jesucristo, fue preservada de toda mancha de pecado original."

Si el Cordero de Dios había de ser todo él sin defecto ni mancha, aquella de la cual recibe su cuerpo humano, es lógico que tuviera que ser un arca del todo pura, un seno del todo exento de pecado, una sede del todo digna de Aquel ante cuya Presencia los ángeles se postran y rinden perfecto culto de latría.

Santa María, por lo tanto, es la única mujer que ha sido hallada digna de albergar en su propio seno a Dios mismo que en ella ha querido adquirir, por Obra del Espíritu Santo , un cuerpo humano como el nuestro, un alma humana y siguiendo el mismo proceso natural por el que todos comenzamos nuestra existencia terrena : desarrollándose durante 9 meses en las entrañas de su propia madre.

Y María Inmaculada entra en la Previsión Divina, como persona necesaria para llevar a cabo la ingente tarea de la salvación del género humano. ¿Dios necesita a María? Dios quiere necesitarla porque nuestro Dios es Amor, es Libertad y es Padre que disfruta rodeándose de sus hijos todos y cuenta con su libre colaboración al Bien.

5 comentarios:

Fernanda dijo...

Por lógica tenía que ser hecha de un material purísimo y perfecto la madre de tal hijo.



Me he encantado tu disertación.

Bezoozozos!!

gosspi dijo...

Siempre pienso que nos encontramos como Hijos de la Iglesia con la misma llamada de María, nuestra Madre, y solo el Espiritu nos fecunda para hacer, viendo la Cruz Gloriosa de Cristo, la Voluntad del Padre...en la Iglesia somos todos inmaculada Concepción...asi lo pienso y lo vivo, Gracias a la Madre que tenemos podemos pasar por la Cruz y con Su ayuda a no desear bajar de ella.

NIP dijo...

En este mundo hedonista, triunfalista y consumista la necesidad parece un grave defecto, ¿Qué Dios necesita? seguramente me responderás que el único verdadero que es amor y ¿Qué necesitas tú?.
Un abrazo.

COOPERATRICES PARROQUIALES DE CRISTO REY dijo...

¡Qué bueno es Dios que quiere necesitar a María para nuestro bien!
Vivimos en medio de enormidades divinas. ¡Qué el tenga misericordia de nosotros para que las sepamos aprovechar!

Felicitas dijo...

Material purísimo... original descripción, pero bien, también en ese sentido, la Virgen es una fuera de serie. Mira, te diría que estoy segura que es una auténtica belleza y Jesús igualico a Ella, pero en hombre.
¡Imagínatelos resucitados, llenos de la Luz Divina sobrenatural!...
De espaldas nos caeremos cuando los veamos in person....
Bezozozozozos, linda mía.
;O)


Hacer la Voluntad del Padre del Cielo, querida Gosspi, ¡qué meta tan excelente para nuestras vidas!
Y María Santísima nos ayuda a permanecer sobre nuestra cruz personal, por Amor, como Ella lo hizo, junto a Jesús, hasta el final.
¡Que nos alcance la Santa Perseverancia hasta el final!

Un abrazo, amiga.
;O)


Yo también necesito al único y verdadero Dios que es Amor y se ha autorevelado en Jesús, y necesito el amor de mis hermanos todos, unos más y otros menos, pero todos unidos formando la ESposa de Jesucristo, su Cuerpo Místico, y bien se podría decir el otro Cristo.
Él en nosotros y nosotros en Él, para Gloria de Dios Padre.
Un abrazo, NIp.
:O)


Su Misericordia sea sobre nosotros como lo esperamos de Él y de Ella también. Siempre. Somos sus pequeños.
Un abrazo, guapa.
;O)