20 may. 2011

Pensando en voz alta



¡Qué bueno es compartir las vivencias de fe con los hermanos!
¡Cuánto bien nos hace a todos ese compartir!
Y es que fuimos hechos por y para el Amor.

¡Cómo necesitamos todos sentirnos amados!
¡Cómo padece el hombre que se ve rechazado y abandonado!
¡Si nos diéramos cuenta que básicamente lo que se nos pide es ser misericordiosos los unos para con los otros! Y no digo que sea fácil, porque en ocasiones cuesta mucho...pero a dónde no llega la naturaleza, llega la Gracia, ¡y esa hay que pedirla!Y confiar en que se nos da, porque si yo no puedo y Dios me pide que lo haga, seguro que tan sólo espera que se lo pida con fe y fuerza, para capacitarme para ello.
Algún santo decía que esta vida no es más que una progresiva dilatación de la capacidad amatoria de nuestro corazón. Y eso lo hace el Señor. ¡Gloria a Él!



9 comentarios:

Miriam dijo...

Gran entrada y de gran ayuda.
Soy de las que intenta a veces vencer el corazón a lo bestia, intento hacerlo crecer a lo bruto.
Y no puedo
Y me canso.
TEngo que pedir al Señor, con humildad.
Y entonces sí

Me ayuda pensar que "eso lo hace el Señor"
Gracias especiales por esta entrada¡¡

NIP dijo...

"dónde no llega la naturaleza, llega la Gracia" Qué gran verdad que podemos experimentar a diario.un abrazo.

lourdes dijo...

Hermoso compartir me ha gustado sabe tiene razón al descir que hemos sido creado por amor y para el amor pidamos al señor qque nos haga tomar conciencia de este gran misterio del amor qque aquello que sabemos que nosotros por nuestra naturaleza no podemos ÉL qie TODO lo PUEDO lo puede en TI y en MÍnada que Dios nos de por muy dificil que sea nos puede vencer por somos vencedores en ÉL muy unidas en oración y un abrazo muy fuerte mil gracias oro por ti

Gran Visigoda dijo...

Es que sin Él...¿Quién puede nada?...

Abrazos.

Angelo dijo...

¡Y cuantas veces nos levantamos gracias a los hermanos!

lourdes dijo...

¡Hola! Mi querida amiga y hermana es el Señor que lo hace TODO que ÉL nos conceda la gracias de poder hacer de nuestra vida una canto de alabanza al Señor no importa lo que estemos viviendo lo que importa es sabe que ÉL estás y eso nos basta muy unidas en oración y un abrazo me encomiendo a tus oraciones ora por una intanción muy especial gracias

Felicitas dijo...

Todos tenemos una manera personal de hacer las cosas y con frecuencia, pensando que colaboramos con Jesús, en realidad actuamos según nuestros pareceres meramente humanos.
Pero Él sabe hacernos caer en la cuenta, es cierto, Miriam. ¡Está tan pendiente de nosotros!
Un abrazo, linda.

;O)


Cierto, Nip, a diario palpamos nuestra honda limitación y Su Poder ilimitado y amoroso. ¡Gloria a Él!
Un abrazo, hermano.
;O)

Él PUede en mí...Muchas gracias, Lourdes, porque a veces alguno podría pensar: conmigo no puede ni Cristo... y eso no es verdad. Sí puede porque Su Amor es Infinito.
Gracias, hermana.
;O)

Sin Él, no podemos nada de nada y con Él todo cuanto Él nos encomiende.
Un abrazo, Visigoda.
;O)

¡Y tanto, Angel! ¡Y tanto!
Un abrazo.
;O)

Nuestra vida un canto de alabanza al Señor...¡Precioso, Lourdes!
Cuenta con mis oraciones.
Un abrazo, linda.
;O)

gosspi dijo...

Que privilegio es tener a hermanos de Fé, con ellos puedes hablar sin miedo, desahogarte, y rezar juntos. El Amor se hace patente en los sufrimientos que compartimos y en tantas alegrias...que bueno es estar asi, dentro de la Madre Iglesia como en un utero remojados constantemente con la Gracia y dejandonos llevar del Espiritu...que gozada.......hay que proclamar esta Vida a los cuatro vientos no?! que bien se está aqui.

Felicitas dijo...

Claro que sí, Gosspi! ¡Y tanto! Cada uno en la medida de sus posibilidades y circunstancias. Vosotros, en eso, sois maestros!
Un abrazo, hermana.
;O)