26 may. 2011

Para dar más fruto


¿Me podas, Padre?

¡Dame fuerzas y amor para aceptarlo y vivirlo con alegría!
La alegria que nace del saber que todo lo haces para nuestro bien.


"No entones las alabanzas divinas solo con la voz, acompaña también la voz con las obras. Si cantas solo con la voz, por fuerza tendrás al fin que callar; canta con la vida para no callar jamás."


San Agustín.

7 comentarios:

NIP dijo...

Vengo del blog de L.
Jesús sintió hambre y vino la primera tentación de Satán, lo de las piedras. Jesús es igual en todo menos en el pecado, cierto, pero uno comía saltamontes y otro comía y bebía y eso da lo mismo, ambos están llenos del Espíritu Santo, él nos dice lo que debemos hacer y como.El Padre poda y arranca, para dar mas fruto o porque no da fruto.Pero sin él no podemos nada, sin el Espíritu Santo que viene en Pentecostés todo lo demás es nada por rigurosa que sea la espartana y austera vida.El cuerpo carnal va a la muerte, cierto pero el espiritual no.Por eso no conoceremos la muerte que acontece a los carnales.Bueno, eso espero y confio en su misericordia así sea. Un abrazo.

Paz y alivio.

Felicitas dijo...

¡Qué cosas tan bonitas dices, Nip!
Tienes razón, según la vida que cada uno haya llevado, así será su muerte...
Yo también espero en su Divina Misericordia y en la de la Madre, porque muchas veces caigo y dejo de serle fiel...

"Sí, me levantaré, volveré junto a mi Padre", dice la canción. Ojalá tengamos siempre la mansedumbre y la humildad necesarias para volver siempre de nuevo junto a nuestro Buen Padre, al que no merecemos, de todas a todas.

No recordaba la doctrina sobre el cuerpo espiritual y carnal, aunque en alguna ocasión había oido hablar de eso.
Muchas gracias por tu compartir.
Un abrazo, hermano.
Dios te guarde.
:O)

NIP dijo...

1Co 15, 44

Lo espiritual y ser perfecto es después. Aquí caminar, caer y levantarse, pero siempre caminar y hacerlo con el cuerpo y con el alma.Un abrazo.

Angelo dijo...

Quien ha experimentado esa poda, sabe que surge nueva savia. Y se pide de nuevo cuando el peso de la rama hace que se incline hacia abajo.
¡Me encanta tu blog!

lourdes dijo...

No hemos de tener miedo a la poda por que a ÉL no le importa lo que saca sino lo que queda, gracias por este compartir el señor necesita verdaderos adoradores en Espirítu y en verdad muchas yo me pregunto¿ si mi vida es una verdadera vida de oración en espirítu y en verdad? gracias por que me invitas a revisarme en mi vida de oración muy unidas en oración y un abrazo muy fuerte

Felicitas dijo...

He leído la cita que has puesto, Nip y me ha resultado muy aleccionadora. Muchas gracias.
Un abrazo.
;O)

Y a mí me encantan mis comentaristas todos. Disfruto mucho con vuestras aportaciones. Me hacéis mucho bien.
Un abrazo, Angel, y gracias.
;O)

No le importa lo que saca sino lo que queda... ¡Eres un genio, Lourdes!
Gracias, linda. Dios te guarde siempre.
Unidas en el Amor de Jesús.
Un beso.
;O)

Miriam dijo...

No conocía la cita de S Agustín. Me ha encantado¡ Poder cantar con mi vida, sus alabanzas... aunque a veces desafine un poquito ;O)
TAmbién agradezco los comentarios, todos enriquecen.
GEnial lo de que importa lo que queda no lo que saca
Un abrazo a todos