30 may. 2011

La lectura de hoy




En aquel tiempo, Jesús habló así a sus discípulos:

«Cuando venga el Paráclito, que yo os enviaré de junto al Padre, el Espíritu de la verdad, que procede del Padre, Él dará testimonio de mí.

Pero también vosotros daréis testimonio, porque estáis conmigo desde el principio.

Os he dicho esto para que no os escandalicéis. Os expulsarán de las sinagogas. E incluso llegará la hora en que todo el que os mate piense que da culto a Dios. Y esto lo harán porque no han conocido ni al Padre ni a mí. Os he dicho esto para que, cuando llegue la hora, os acordéis de que ya os lo había dicho».

Evangelio según San Juan 15,26—16,4


Si aún no lo hemos experimentado, hagámonos a la idea de que el mundo no sólo no nos acepte y respete como cristianos católicos, sino que, instigado por el padre de toda mentira, haga todo lo posible por quitarnos de en medio. No somos más que Jesús, sino bastante menos, y sin embargo nos concede la Gracia de testiomniar Su Amor Infinito por los hombres ante el mundo y abrazar toda cruz derivada de ello.
Porque sólo el que firma con su dolor el amor que dice tener, aquilata su pertenencia a Cristo.
Porque sólo es capaz de un gran amor, el que es capaz de un gran dolor, por amor.
El Amor en persona nos asiste. ¡Ánimo!

7 comentarios:

NIP dijo...

¡Ánimo! y pensemos que cada uno de los que hoy asisten a misa con nosotros pasa a su modo y según su cargo y trabajo por lo mismo. A ver si poco a poco nos hermanamos un poco más con el vecino de la bancada.Un abrazo.

Felicitas dijo...

Tú sabes que la mayoría de las veces, estamos todos juntos en Misa y al acabar, cada uno marcha a su casa. En ocasiones tienes oportunidad de hablar con alguien un rato y es entonces cuando puedes estrechar un poco los lazos fraternos. Procuraré, sin embargo, estar atenta a mis hermanos de Eucaristía, por si alguno necesita una palabra de consuelo.
Gracias, Nip.
Un abrazo.
:O)

Margalida dijo...

yo soy cara o cruz depende si voy a una u otra. En todas la gente es muy buena y muy amable.

Hay en una que cuando salgo siempre suelo hacer tertulia con una señora mayor. Ella me agarra del brazo y caminamos un rato juntas.

Bueno ya empieza la situación al entrar o encontrarnos, nos saludamos.
Me dice siéntate aquí, a mi me gusta más sentar en medio no en la fila de bancos de delante. para que se entienda me gusta más en el banco 9 que en el 2...je...je
El el 2 todo está demasiado cerca.
En el nuevo estoy más lejos, el campo visual es más amplio.

En otra me siento empezando por atrás en el 3º muchas veces, como mucho en el 10 empezando de delante...
Había una parroquia en la que iba antes que incluso estuve en la salida dando galletitas y las felicitaciones de Navidad...je...je

Hace mucho el sacerdote su manera de pensar o de hacer que uno participe o no.

Este sacerdote que movía a la gente a entablar conversaciones y tertulias fue criticado. Me encantaba su manera de celebrar la misa. Toda ella era participación, pero en familia. Que también fue duramente criticado

COOPERATRICES PARROQUIALES DE CRISTO REY dijo...

Aceptemos el regalo que el Señor nos hace cuando nos acepta bajo su bandera de pobreza, humillaciones y humildad: Recemos unos por otros para ir con garbo tras El

Felicitas dijo...

Sí que es cierto que la manera de celebrar y de actuar del sacerdote influye mucho en como la gente vive las cosas de la Fe. Un sacerdote santo ejerce una benéfica influencia en todos los asistentes ( y vicecersa, claro).
De todas formas, si vamos con fe y amor a la celebración de la Misa, siempre será para nuestro bien y el de los que nos rodean.
Un abrazo, Margalida.
;O)

Sí, aceptemos todo cuanto nos viene de Su Divina Mano, porque todo es para Bien de todos.
Unidas en la oración.
;O)

Miriam dijo...

Cierto, los vecinos del banco también tienen sus luchas. Es gratificante coincidir con vidas tan distintas, y a la vez tan similares, en la celebración de la Sta Misa
"El Amor en persona nos asiste"

Felicitas dijo...

¡como se nota que lo vives, hermana! Tienes un nombres hermoso ¡y tu corazón está a su altura!
Un abrazo, linda.
;O)