27 may. 2011

¡Adoraré!




¡Todo canta la Gloria de Dios!

Es la chispa que prende en los corazones
de aquellos que prestaron oídos a la Enseñanza,
un buen día cuando el Viento decidió soplar sobre ellos.

Y cuando entras en los aposentos de Tu Señor,
ya no gustas nada más de este mundo,
ni riquezas, ni placeres, ni poder,
nada se compara con un sólo instante ante Su Divina y Misteriosa Presencia.

Y es que no hay palabras que describan lo que el alma experimenta,
es Dios de toda majestad,
es el Primero entre muchos hermanos,
es el Principio  y motor de cuanto existe,
¿cómo no vamos a estremecernos cuando con Amor nos ofrece Su Cuerpo, Su Sangre, Su Alma y Su Divinidad como salvoconducto para una Vida Eterna, sin dolor, sin limitación, y llena de Su Amor Infinito?

Dios, ¡qué grande eres!


13 comentarios:

Gran Visigoda dijo...

No hay palabras, es cierto, por más que uno se empeñe todas las palabras quedan pequeñas ante la dicha que se siente por dentro.
Un abrazo.

PD: Borre el anterior, decía lo mismo pero mis manos están torpes y salio fatal escrito.

NIP dijo...

¡Qué grande es y a lo que nos ha llamado a los pequeños! Me gusta el enfoque trinitarioque das. Un abrazo.

lourdes dijo...

Gracias por este compartir es verdad hay tantas experiencias de Dios vividas en el interior del alma que muchas las palabras no pueden esxpresar lo que ell corazón quiere decir yo no se si me entiende pero cuando el alma vive a Dios no hay lenguaje que lo pueda expresar muy unidas en oración y un abrazo muy fuerte

Felicitas dijo...

Es muy hermoso, querida Visigoda, el poder compartir estas hondas vivencias de Dios con los hermanos. Porque si nadie te comprendiera...¡cuánto más difícil se haría la subida!
Un abrazo, preciosa.

Sí, Nip, somos pequeños y es una gran suerte serlo, ¿sabes? En realidad es una especie de predilección. Años atrás yo aspiraba a ser alguien importante, como les pasa a muchos tontainas. Después de todos estos años, cada vez más me alegro de ser pequeña, muy pequeña y necesitada del Auxilio Divino, ¡porque así tengo a Abba siempre cerca!
En cuanto al enfoque trinitario, ni me había dado cuenta, jijiji.
Un abrazo, hermano.
;O)

Creo que te entiendo, Lourdes, aunque estoy segura que yo no he vivido ni la mitad de lo que tú vives con Dios, pero no me desanimo, porque hoy en dia la gente llega fácilmente a los noventa...¿No?
Un abrazo gordote para ti.
Unidas en la oración.
;O)

lourdes dijo...

Gracias, sabe nunca se puede medir el grado de intimidad con Dios pienso que tienes una experiencia de Dios muy profunda lo que importa es amarle y dejarse amarlo y hacerlo amar pido al señor para ti y para mi que haga de nuestras vidas verdaderas almas de oración que den a Dios hablen de ÉL y sólo vivan para ÉL desde cada estilo de vida muy unidas en oración y un abrazo feliz fin de semana

Felicitas dijo...

Gracias, Lourdes, eres un angel para todos nosotros. Dios te guarde, hermana.
Unidas en la oración y el Amor de Dios.
:O)

Theo dijo...

Hola. Cuando gustas a Dios te engancha.Gracias.

Marian dijo...

¡Es verdad, no hay palabras ante
este gran milagro que sucede en
nuestro interior.
¡Gracias por tu entrada!
Un beso.
Dios te bendiga.

lourdes dijo...

Que nuestra vida sea siempre una alabanza al señor que nuesro corazón sólo lata para ÉL muy unidas en oración y un abrazo vosotros soy unos bllos dones que Dios ha puesto en mi camino mil gracias

Fernanda dijo...

Toc toc...Yo también quiero que me abra ese aposento, y dejar de sentir apego a las cosas materiales, y sólo sentir el placer de que Él viva en mí.

Bezoozozos!! Preciosa composición, muy inspirada como siempre.Clap clap clap.

Felicitas dijo...

Hola Theo. ¡Qué alegría verte por mi casa, hermano! Sí que enganchan las experiencias con Dios, porque no hay nada comparable.
Me confío a tus oraciones.
Un abrazo.
:O)

¡Qué bueno, compartirlo contigo, Marian! Y con todos los hermanos. Es una gozada.
Un beso, linda.
:O)

Gracias, Lourdes por tus cariñosas palabras.
Un abrazo y unidas en la oración.
:O)

Ah, mi Ferdy querida... ¿Quieres que te abra ese aposento? Está abierto ya, Él te espera en el Silencio del Sagrario. Te espera para darte Su mejor Amor y susurrarte su Cariño al oído. ¡Ve a verle! Y luego me cuentas, (si quieres).
Bezozozsss y abrazozozosss.
;O)

Miriam dijo...

Es la chispa que enciende y puede transformar nuestro corazón de piedra
¡Qué grande es Dios!

Felicitas dijo...

Así, es, Miriam, un beso.
:)