9 abr. 2011

La playa del silencio



En la playa del silencio quise abarrancar,
y dejarme penetrar del susurro constante:
aguas en movimiento que bañan y barren,
mis memorias más lacerantes.

Y desnuda de todo hallé ese Tu bello Verbo,
en una concha que brilla,
en una nube cual jerbo,
en una piedra de tosca apariencia,
fundiendo el nucleo de mi existencia.

Y allí no hallo desesperanzas,
porque me habla el Infinito,
y me llama con el vuelo,
de un leve ave que mira bonito.

Y buscando soledades... ¡Te encuentro!,
con Tu Ternura que tanto me fascina...
¡ya renace una sonrisa en mi alma,
porque ve que Tú nunca me abominas !


10 comentarios:

Gran Visigoda dijo...

"Y buscando soledades...¡Te encuentro!"
Cuan cierto es lo que dices, en mitad del silencio... buscando soledades siempre se me muestra...
Un abrazo.

Rosario dijo...

Bonita entrada.
Le deseo feliz semana.Saludos.

Theo dijo...

Hola.¡ámalo asi por todos! porque hay muy pocos. Gracias.

Angelo dijo...

Llego tarde pero no dejo pasar mi lectura en este blog, que siempre calma mi sed.
Un abrazo

Monja de Clausura Orden de Predicadores dijo...

Hola, hermosa manera de hablar de la soledad y del silencio.
Con ternura
Sor.cecilia

Angelo dijo...

No siempre logro que las aguas borren mis memorias más lacerantes, pero ...
Paso de nuevo a dejar mi saludo.

Felicitas dijo...

¡Me alegro mucho de compartir esta experiencia contigo, querida Visigoda!
Un abrazo, amiga.
;O)

Gracias, querida Rosario. Lo mismo para ti.
Un abrazo.
;O)

Amémosle juntos, querido Theo. Somos miembros de un mismo Cuerpo, en el que habita el Amor Divino.
Un abrazo, hermano.
;O)

Es el Señor, decía San Juan. siempre es el Señor el que calma nuestra sed de Amor.
Un abrazo, Angelo.
;O)

Hola Sor Cecilia, "gustásteis las Delicias del Amor Divino y ya no podéis pasar sin Él."
Un abrazo, hermana.
;O)

El Señor derrame Su Consuelo en tu alma, sane los desgarros de tu corazón y te lleve siempre a lo más hondo de Ser Misericordioso, querido Angelo.
Un abrazo.
;O)

Fernanda dijo...

Qué maravilloso soneto machadiano.
A mis soledades voy de mis soledades vengo... Y buscando soledades te encuentro...Sí sin duda es el camino del alma, solitario, el que conduce a la Fuente.
Bezoozoozs y felicidades.

Fernanda dijo...

El paisaje de la cabecera del blog parece sacado de la peli Gladiator, es el camino que conduce a casa al protagonista.
Bezozos!

Felicitas dijo...

Camino del alma, solitario, que conduce a la Fuente...y allí nos encontramos todos, renovados, luminosos y llenos de Amor Divino.

El camino que conduce a casa...
ese camino lo quiero yo también.

Bezozozoos y abrazozozos, querida Ferdy.
;O)