23 abr. 2011

Espera


Negra muerte que me niegas el acceso
a Aquel que llenó mi vida de Ternura,
no podrás borrarme, empero,  su memoria amorosa ni su Divina Finura,
¡sé que volveré a verle y tan lleno de Vida
 que tu batalla ya para siempre estará perdida!

3 comentarios:

Theo dijo...

Hola.En cada hermano que se va permanece un hasta luego.Gracias.

Miriam dijo...

Pues eso, que entrar tarde tiene sus ventajas
¡Ya ha resucitado¡
Y nos sigue llenando de Ternura

Felicitas dijo...

Y el ¡Hola! no anda lejos...
Un abrazo, Theo.
:O)

Oh, sí, Miriam, ¡qué Bueno es el Señor! ¡qué gran consuelo se halla en la soledad de la oración!
Su Ternura, de edad en edad, para con aquellos que le temen.
Un abrazo, preciosa.
:O)