2/3/2011

Servir a los demás





«Sabéis que los que son tenidos como jefes de las naciones, las dominan como señores absolutos y sus grandes las oprimen con su poder. Pero no ha de ser así entre vosotros, sino que el que quiera llegar a ser grande entre vosotros, será vuestro servidor, y el que quiera ser el primero entre vosotros, será esclavo de todos, que tampoco el Hijo del hombre ha venido a ser servido, sino a servir y a dar su vida como rescate por muchos».

(Evangelio de San Marcos, 10,...45)



Todos asentimos cuando leemos o escuchamos el Evangelio.
Otra cosa es que luego lo pongamos en práctica en nuestra vida diaria.
Pero es necesario llevar a la vida diaria aquello que decimos que creemos.
Y Jesús habla claro, muy claro.

Por lo tanto, y siguiendo la enseñanza de esta Palabra de Dios de hoy, tengo que mentalizarme que el amor al prójimo que Jesús quiere que practique se identifica con una actitud constante ( no sólo a ratos sueltos...) de servicio a las necesidades de los demás.

En el trabajo, en la familia, con los vecinos, con los amigos, en la Parroquia, en todas partes es mi deber de cristiano buscar en qué puedo hoy hacer un servicio a los demás, y eso incluye unas palabras de consuelo para el que está triste, una limosna para el que no tiene dónde dormir, una buena comida para la familia, hecha con cariño y esmero, y tantas y tantas cosas que a lo largo del día podemos hacer para cumplir con la Voluntad de Jesús y así, asemejarnos un poco más a Él.

¡Comencemos hoy de nuevo y así cada día, que Su Gracia no nos falta nunca!

6 comentarios:

Fernanda dijo...

Qué bonito post; me ha encantado tu reflexión.

Como siempre el enemigo a vencer es nuestro propio egoísmo, y sobre todo lo limitado de nuestra ayuda, pues siempre tendemos a ayudar a los del entorno más cercano, lo cómodo, pero debemos pensar en cómo ayudar a cuantos más mejor, supongo que si todos hicieramos ese esfuerzo cambiaríamos el mundo.

Beozozzos!!

NIP dijo...

Creo doña Felicitas que es el buen camino,sirviendo hay verdadera entrega.Coincido con doña Fernanda, sobre todo en ayudar a cuantos podamos lo mejor.Un abrazo.

lourdes dijo...

gracias,ante todo la caridad en todo momento con nuestros hermanos para que cada dia nos parescamos un poquito más a ÉL en todo amar hacer todo como si fuera ÉL muy unidas en oración y un abrazo fuerte ora por mi

COOPERATRICES PARROQUIALES DE CRISTO REY dijo...

Gracias por compartirnos eese gran secreto para ser auténticamente felices

Angelo dijo...

Hasta que no tomamos en serio las palabras d Jesús, serán simplemente eso, palabras. Hay que penetrar en ellas, porque en ellas está la verdad y si nos habla de alaegría en eld ar y servir es que realmente vamos a encontrarla. El evangelio es vida, no un libro más.
Un precioso post. Un beso

Felicitas dijo...

Pues tienes razón, querida Fernanda, debemos andar dispuestos a ayudar a todo el que se nos acerque, y, como tú dices, a cuantos más ayudemos, mejor que mejor. Ojalá lo consigamos.
Bezozozozoss
;O)

Lo mejor que podamos...efectivamente, querido Nip. La Virgen nos asista en ese empeño diario. Un abrazo.

Ante todo, la Caridad.
Gracias, Lourdes.
Seguiremos adelante intentándolo día a día. Rezo por ti y confío mucho en tus oraciones.
Unidas en Su Amor Infinito.
;O)

De eso sabéis mucho vosotras, queridas hermanas. Gracias por vuestro diario testimonio de amor y entrega a Jesús.
Un abrazo.
;O)

El Evangelio es vida, cierto, Angelo, y una vida sin fin, como una Agua Viva que comienza ya en este mundo y salta al más allá, a un más allá lleno de Gozo, Amor y Felicidad.
Un abrazo.
;O)